La calidad de los shows de José Luis Rodríguez, el Huaso Filomeno y la Sonora Palacios, hicieron que las personas que repletaron las graderías, no se movieran de sus lugar de principio a fin de la jornada, que se extendió desde las 22:00 horas y hasta cerca de las 3 y media de la madrugada.

Los cauqueninos de Siembra Nueva fueron los encargados de abrir los fuegos de esta nueva versión del Festival del Río Cauquenes, echando mano a lo mejor de la música chilena, con un repertorio cargado de grandes éxitos de raíz folclóricas, lo que sumado a su gran calidad vocal e interpretativa hicieron de su show un espectáculo digno de abrir el principal evento musical de la Provincia de Cauquenes. Lo que sumado a los campeones regionales y nacionales de Cueca hicieron que el comienzo de este festival se transformara en un homenaje a Chile y sus tradiciones.
Sin embargo, el grueso de los asistentes a la primera noche del evento esperaba la presentación del cantante venezolano, José Luis Rodríguez, el que a sus 71 años salió con una prestancia única y de inmediato conquistó a las lolitas de 20 a 99 años que llegaron hasta el río.

El show del eterno artista contempló de lo mejor de su repertorio, haciendo bailar y cantar junto a él a todos los presentes. Éxitos como “De punta a punta”, “Dueño de nada”, “La llamada del amor”, “Baila mi rumba”, “Soy tu amigo el Puma” y tantos otros. El público estaba simplemente extasiado, disfrutando del alto nivel de un show de real caalidad internacional.

En el backstage, los reporteros no quedaron tan conformes con la relación del artistas con la prensa, ya que si bien tuvo disposición para sacarse algunas fotos, no quiso hablar con los medios y prometió hacerlo después de su show, sin embargo, cuando el venezolano cantaba sus últimos temas una band ingresó hasta la salida del escenario para sacarlo del recinto y transportarlo de inmediato hasta el Hotel del Casino de Talca en donde se alojaba.

Luego de la competencia de canciones, fue el turno del humor, en donde un simpático Huaso Filomeno, desde que llegó al recinto lo hizo derrochando simpatía, interactuando con los medios tras bambalinas, prometiendo un divertido espectáculo y sin censura. Y en verdad las promesas se quedaron cortas, porque Filomeno simplemente se robó el corazón de los Cauqueninos.

Esa mezcla de ingenuidad y picardía, sumado a una rutina incuestionable, provocaron que el público no parara de reír y junto con ello terminado el show del comediante que encarna a este encantador huaso chileno, no querían dejarlo partir haciéndolo regresar en tres oportunidades a escenario y poniendo en aprietos al conductor oficial del evento, Leo Caprile.

Mientras Filomento seguía siendo exigido por el público, tras bambalinas esperan los 15 integrantes de La Sonora Palacios. Finalmente el humorista abandona el escenario y la agrupación chilena con más de 50 años de trayectoria y liderados por Martin Palacios pisa el chuico gigante para poner el broche de oro a la primera noche de la fiesta de la música cauquenina.

Y con la Sonara Palacios el festival del Río se transformó en una verdadera fiesta, donde con “El Galeón Español”, “Un año más”, “Negrito Cumbá” y “El caminante”, nadie pudo mantener los pies quietos y de a poquito el recinto festival se entregó a la fiesta en platea, galería y el mismo puente donde se congregó gran número de personas.

En backstage

En la parte trasera del escenario se vivía otro espectáculo, el nerviosismo de los participantes, se mezclaba con los personajes de farándula que llegaron invitados al evento.

María Eugenia “Quenita” Larraín y Miguel “Negro” Piñera junto a su novia Emilia Sottela, se robaron todas las miradas y fueron los preferidos por todos para fotografiarse.

Quenita, oficia como miembro del jurado, junto al profesor y músico, Alejandro Morales; el actor cauquenino, Cristián Andía y el Negro Piñera. La modelo, dijo estar muy contenta de ser parte de este festival y visitar la ciudad, a la que ya había venido antes y aprovechó para aclarar que la foto salida en muchos medios junto a un surfista en Curanipe, no se trataba de un encuentro romántico, sino de un saludo, asegurando que nunca hubo beso en la boca, sino que en la mejilla.

Por su parte, Miguel “Negro” Piñera dijo haberse llevado un grata sorpresa al ver que el nuevo puente sobre el Río Cauquenes lleva el nombre de su hermano, el Presidente Sebastián Piñera, indicando que sacó un fotografía del viaducto con la señalética que indica el nombre y la compartió en redes sociales.

El popular cantante de “La luna llena”, además aprovechó la ocasión para presentar a su novia, la bella modelo mendocina, Emilia Sottela, con quien anunció próximamente matrimonio, el que se llevaría a cabo en el mes de mayo, indicó.

El balance de la jornada fue a todas luces exitoso, un recinto repleto que reunió a más de 4 mil personas, coronaron la primera jornada de este evento, que según lo dicho por el alcalde Juan Carlos Muñoz superó los 100 millones de pesos, lujo que -aseguró- fue posible debido a las cifras azules que logró durante 2013 el municipio con un saldo a favor por sobre los $650 millones.

El edil -además- manifestó que ya en el mes de abril se comenzará a trabajar para la edición del próximo año, ya que sostendrá reuniones con ejecutivos de canales de televisión para estudiar la posibilidad que el evento sea televisado.

Por: Patricio Alexis Díaz 
Fotos: Matías Muñoz Alfaro / P. Díaz