Exorcismo de la tristeza que tiene Chile

No solo por la razón a la fuerza y las especies de tu escudo en extinción, no solo por o el asilo contra la opresión… Por las mentiras repetidas tantas veces que al final se vuelven verdades, escritas con letra chica en leyes para unos pocos».

Columna de Cristián Lagos, fundador de Coddam

No solo por la rabia, no solo por el miedo, no solo por las deudas, no solo por el oasis de mentiras de un Presidente por la tele delirando con enemigos internos, es que la gente se levanta. No solo por los incendios, las promesas incumplidas, no solo por el valor del dinero que pretende ponerse por encima del valor del hombre.

No solo por Adam Smith, diciendo desde antaño que ahora el individualismo total está de moda y no solo por la soledad de los departamentos DFL2 recibiendo personas extrañas que traen los pedidos.

No solo por la alienación de un modelo que te empuja como víctima propiciada, al infinito drogado y oscuro del consumismo desenfrenado. No solo por los mansos corderos inmolados, en la hoguera de las vanidades que crepitan en las bolsas de comercio. Carne de cañón, transformada en cartera de clientes repactados, a los que se les exprime el interés de mantención, en un chiste malo de Bancard que te viola el alma y la sanidad mental.

No solo por la razón a la fuerza y las especies de tu escudo en extinción, no solo por o el asilo contra la opresión… Por las mentiras repetidas tantas veces que al final se vuelven verdades, escritas con letra chica en leyes para unos pocos que como delincuentes “Ángeles del infierno en Harley”, son solo el 1% de la población.

No solo por la falacia del inglés de américa, que se vuelve célebre por el robo pirata del salitre, no solo por la hermandad asolada. Por la sin vergüenza siniestra de una Dama de Hierro que te escupe a la cara, que ya no necesita de una sociedad si no solo a individuos de mente desinformada.

Por el robo del agua, en la paradoja de ser el único país donde te venden un recurso vital, como producto de alma privada.

Por los intendentes prepotentes que injurian a mansalva a los ciudadanos, que descubren sus intereses de tierras desecadas. Por eso es que se levanta Chile para decir ya basta.

Arriba los puros de mente que son gentes buenas, y abajo los que creen que esas personas son votos de una caja con comida contaminada. Contaminada de omertá, por alcaldes corruptos que pueden vender la independencia de ciudades que no les pertenecen a empresarios distribuidores, delirando con planes de invasiones de pollos defecando y chupando el agua de tu tierra inmaculada.

Nosotros los del Coddam no queremos esto para Chile, no solo porque un alma muerta de un balazo vale la pena, si al final los que incitan a la guerra y frívolas invasiones alienígenas o como se diga, tienen de sangre las manos manchadas.

El orden Constitucional no puede ser nuevamente confiscado, por un pueblo que acaba de recuperar su libertad, en una epopeya traicionada y ahora vacía, en que el “SI” de Pinochet y el arco iris del “NO” por esos mismos ciudadanos ya fue olvidada.

Así es que el voto ya no sirve ¿verdad?… Baya estupidez, pues si todos los que ahora protestan, hubiesen previsto este futuro, no se habrían dejado tentar por ese poderoso caballero que nos vendía como maná del cielo la idea de los tiempos mejores.

¿Es que a ese pueblo ya se le olvidó que la tristeza en un país telúrico, que aguanta terremotos inconmensurables, a fuerza de remesones y de resiliencia ya fue desterrada. No nos dejemos vencer por esa tristeza, que decepciona nuestros corazones, que embota la comprensión… Invoquemos la oda a la tristeza para decirle No pasas… Aquí no pasas y volvamos a esa mansedumbre engañosa que solo las tontas autoridades malentienden como ignorancia.

Volvamos a la conciencia del cambio que se alberga en todos nosotros, reclamemos lo nuestro sin odio, sin violencia, solo con la certeza que el pueblo unido, sin hogueras, Jamás será vencido.

Señor presidente, escuche al pueblo que le reclama; cambie su gabinete de incompetentes ministros que nos llaman a madrugar para trabajar por ellos con sueldos y pensiones de miseria. Devuelva el agua a sus verdaderos dueños, la gente que lo eligió para hacer de este país una tierra mejor. Devuelva los militares a sus cuarteles y termine por favor con su soberbia, mire que la gente ya no es la misma y ahora es igual de inteligente que antes, pero muchísimo más empoderada.

Columna de Cristián Lagos, fundador de Coddam

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan -necesariamente- el pensar de Cauquenesnet.cl

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: