La actividad religiosa que data de fines del 1.800, contó con cientos de fieles que llegaron hasta la localidad rural de Cauquenes. Destacó la presencia del alcalde Juan Carlos Muñoz, y del apoyo de la Municipalidad de Cauquenes para su realización.

Hasta el sector de Sauzal, distante a unos 40 km de Cauquenes llegaron cerca de mil fieles a rendir un sentido homenaje a la Virgen del Rosario, transformándose en una de las festividades más tradicionales del lugar y de Cauquenes, la que data de la fundación de la localidad hacia fines del 1.800.

Dentro de los feligreses destacaban visitantes provenientes de distintas ciudades, tales como Santiago, Rancagua, Talca, Curicó, Cauquenes y habitantes de localidades cercanas.

La culminación de la fiesta se realizó luego de una misa en la plaza de Sauzal, debido a que la parroquia San Luís Gonzaga fue dañada a causa del terremoto del 27 de febrero de 2010 y el municipio cauquenino, junto a la comunidad sauzalina buscan la forma de volverla a levantar este recinto religioso. En la liturgia los creyentes agradecieron a su Virgen Patrona por todos los favores y pidieron por sus intenciones.

Al finalizar la misa, la comunidad de Sauzal sacó la imagen de la Virgen en una procesión, en la cual los presentes y los jinetes montados a caballo pertenecientes al club de huasos del sector dieron tres vueltas a la plaza y luego comienzan un recorrido por las principales calles del pueblo.

La comunidad se mostró agradecida y feliz por la gran cantidad de fieles que cada año llega a este tradicional sector de Cauquenes. Mientras el alcalde, Juan Carlos Muñoz, destacó lo maravilloso de esta fiesta religiosa, poniendo hincapié en el crecimiento que ha tenido en los últimos años, además de asegurar que seguirán junto al concejo comunal, trabajando por recuperar la iglesia de Sauzal, que es una de las pocas cosas que queda por levantar.

La comunidad agradeció el aporte del municipio cauquenino para colaborar con los elementos técnicos y humanos necesarios para la organización de la actividad religiosa, donde se congregaron más de mil personas durante la jornada.

Al final de esta celebración los habitantes del pueblo y personas provenientes de distintos lugares le ofrecieron a la virgen del Rosario tres pies de cueca.

Por: Cristián Musa