La máxima autoridad del recinto penitenciario en Cauquenes, mostró como es hoy la vida en este recinto. Acá cada espacio es vigilado por funcionarios y cuentan con todas las medidas de seguridad.

El mayor de gendarmería Alex Hermosilla, abrió las puertas al interior de la cárcel de Cauquenes, para apreciar en terreno sobre un tema que preocupa a la comunidad, el hacinamiento actual del recinto penitenciario.

El 2002 y con una inversión de 2 mil 200 millones de pesos, se construyó en la comuna el nuevo penal, el más sofisticado en la séptima región. El recinto penitenciario en sus primeros años acogió a 160 internos en celdas individuales, lo que permitió descongestionar el antiguo penal de la ciudad y otras cárceles de la zona.

Hoy cada celda es compartida por 2 o hasta 3 internos, lo que ha aumentado el número de personas privadas de libertad, pero sin llegar a la sobrepoblación, como lo indicó el alcaide Mayor Alex Hermosilla.

La máxima autoridad del recinto penitenciario en Cauquenes, mostró como es hoy la vida en este recinto. Acá cada espacio es vigilado por funcionarios y cuentan con todas las medidas de seguridad, en caso de motines, emergencias producidas por la naturaleza o incendio en el interior de la cárcel.

Lo importante, señaló Hermosilla, es dejar en claro a la comunidad que existe hoy un 1% de hacinamiento. Ya que de una capacidad de 339 reclusos, hoy en Cauquenes hay 350 internos.

Hermosilla se refirió también sobre la sensación que existe en la comunidad, de que en los días de visita de los reos, el número de delitos aumenta en la comuna. Ante esto, fue tajante al señalar que los estudios que se realizaron hace unos años atrás no tienen relación entre la cantidad de delitos cometidos en la comuna, con los días de visita de los familiares a los reclusos.

En todo caso, afirmó que en las próximas sesiones del Consejo de Seguridad Comunal, quedó de poder revisar junto a todos los que compone la mesa el nuevo estudio.