Los chilenos no se caracterizan por incluir productos marinos en su dieta cotidiana. Sin embargo, el consumo de pescados y mariscos aumenta considerablemente en el fin de semana santo, por lo tanto, tener en cuenta recomendaciones para su consumo seguro, puede ser una gran ayuda para evitar enfermedades a la población.

En nuestro país, el consumo de pescados y mariscos en Semana Santa es una tradición muy arraigada. Casi como si se tratara del undécimo mandamiento, los chilenos visitan el mercado, pescaderías y supermercados en busca de estos deliciosos productos.

Sin embargo, el consumo de estos alimentos puede representar un riesgo considerable a la salud de las personas, si no se compran en establecimientos validados por parte de la Autoridad Sanitaria correspondiente , los productos no se encuentran en las condiciones adecuadas para su venta y consumo o si no se preparan adecuadamente.

Al respecto, el Dr. Álvaro Urzúa, Médico Veterinario (RCMV Nº 4128), experto en inocuidad alimentaria, afirma: “Alrededor del 50% de las enfermedades de transmisión alimentaria ocurre en el hogar y dentro de ellas, cerca del 40% corresponde a consumo de pescados y mariscos. Otro factor de riesgo importante y a tener en cuenta es el consumo de alimentos perecibles en vía pública, si es que no se mantienen las condiciones mínimas de higiene o de la temperatura a través de una cadena permanente de frío, entre otros. Sabemos además, que existen ciertos grupos de la población culturalmente distintos al nuestro, que están acostumbrados a consumir fuertemente este tipo de productos. Ahí existe un riesgo permanente, por ejemplo, al momento de preparar ceviche u otras recetas en vía pública y en donde se utiliza un producto crudo, como es pescado o algunos mariscos”.

7 Medidas Básicas

Teniendo en cuenta que las mayores intoxicaciones alimentarias ocurren en el hogar, es fundamental que seamos capaces de tomar las medidas necesarias para disfrutar de un consumo seguro y sin consecuencias para nuestra salud. Para ello, existen 7 medidas básicas a tener en cuenta. Sin embargo, el Dr. Urzúa pone especial énfasis en la primera, que considera fundamental:

“Las personas deben adquirir este tipo de productos en lugares establecidos, autorizados por las SEREMIs de Salud para funcionar. Es decir, deben contar con una resolución sanitaria, que es un certificado que debe estar visible al público, que garantiza que los establecimientos fueron analizados y evaluados por un fiscalizador, quien aprobó su funcionamiento, debido a que cumplían todas las exigencias en cuanto a infraestructura y manipulación de los alimentos. De existir dudas, los consumidores deben exigir al establecimiento este documento que los certifica para vender este tipo de productos, sobre todo ahora que se aproxima la Semana Santa”.

Las 7 medidas básicas son las siguientes:

1) Comprar pescados y mariscos sólo en locales autorizados por las SEREMIS de Salud.

2) Mantener los productos refrigerados a temperaturas que fluctúan entre los 0ºC y 5ºC.

3) Consumir siempre los pescados y mariscos cocidos. El limón no cuece los alimentos.

4) Es indispensable que la persona se lave bien las manos al momento de preparar los alimentos y no mezclar pescados y mariscos con otros productos, para evitar contaminaciones cruzadas.

5) Mantener los productos no más de 1 o 2 días en la parte más fría del refrigerador y hasta 3 meses en el congelador.

6) No volver a congelas los pescados y mariscos una vez que han sido descongelados.

7) No descongelar los pescados y mariscos a temperatura ambiente y una vez preparados, consumirlos lo antes posible.

¿Cómo Reconocer Pescados y Mariscos Frescos?

No se necesita ser un experto para reconocer si los pescados o mariscos que deseamos adquirir son efectivamente frescos y aptos para su consumo. Basta con poner atención a las siguientes características básicas:

Características del pescado fresco:

– Olor a mar, en ocasiones un ligero olor a pescado, pero jamás olor a amoníaco.
– Los ojos deben ser brillantes, sin opacidad ni hundidos.
– Agallas rojas, escamas adheridas al cuerpo, y carne firme (si hunde su dedo en el cuerpo del animal, éste recupera su forma inmediatamente).
– Pigmentación viva y brillante.
– Columna vertebral firmemente adherida a los músculos. Si se la intentara separar de ellos, debería romperse.
– Sangre roja y brillante. Si el pescado no está fresco, la sangre se vuelve de color café oscuro.

Características de los mariscos frescos:

– Todos los mariscos frescos deben estar vivos y no deben presentar olores desagradables.
– En el caso de moluscos (almejas, machas, choritos, ostiones, etc), las conchas deben estar cerradas y, una vez cocidos, deben abrirse. Si las conchas no se abren luego de la cocción, deben eliminarse.
– Si las conchas están abiertas, deben cerrarse luego de un ligero golpe.

Síntomas

También es importante tener presente de los síntomas que se presentan, en caso que los productos marinos no hayan estado frescos o no hayan sido preparados adecuadamente. En caso de presentar los siguientes síntomas, debe acudir al centro de salud más cercano, a la brevedad posible:

– Náuseas.
– Adormecimiento y hormigueo de boca y lengua. Dificultad para hablar o respirar.
– Debilidad muscular, adormecimiento de brazos.
– Dolor abdominal.
– Graves cuadros de diarrea y deshidratación.
– Debilidad muscular, adormecimiento de piernas.