El expresidente y candidato presidencial del PPD, Ricardo Lagos, renunció este lunes a su candidatura presidencial, aspiración que enunció en septiembre del año pasado cuando dio a conocer su interés por retornar a La Moneda.

Lagos leyó pasadas las 10:30 horas de este lunes, en la Fundación Democracia y Desarrollo, una declaración pública donde dio a conocer su definición luego que el Comité Central del Partido Socialista (PS) escogiera este domingo, en votación secreta, al senador independiente Alejandro Guillier como su candidato presidencial.

Al término de la declaración, Lagos declinó responder preguntas.

Lagos partió recordando que el pasado 2 de septiembre “que si mi nombre podía servir para unir al país en torno a un proyecto que devolviera la confianza y el optimismo en el progreso, en la democracia y la justicia social estaba dispuesto a ser candidato nuevamente a la Presidencia de la República por la Nueva Mayoría”.

“Sabía los sacrificios e incomprensiones que envovía esta decisión, pero estimé que era mi deber con una patria que amo por sobre todas las cosas. Desde entonces he vuelto a recorrer el país, he escuchado a mis compatriotas, especialmente a los que viven con menos oportunidades, he visto sus dolores personales, familiares, he vuelto a sentir su dignidad, refuerzo sus esperanzas, he visto también como se propaga el recelo hacia los grupos dirigentes, hacia las instituciones democráticas que regulan nuestra convivencia”, indicó.

Renuncia a candidatura

Lagos sostuvo que “debo admitir que en mi propio espacio político, la centro izquierda, no se ha producido una convergencia en torno a este proyecto, seguramente porque no todos compartimos con la misma urgencia ante la amenaza de una dispersión estratégica de las fuerzas progresistas y una ola de restauración mercantilista y conservadora que puede durar muchos años”.

“Tampoco se me pasa por alto el afecto y compromiso que he sentido en mi caminar por Chile no se ha reflejado en un apoyo ciudadano sumamente amplio como para llevar adelante estas propuestas. Por estos motivos he decidido renunciar a la aspiración de alcanzar nuevamente a la Presidencia de la República”, añadió.

“Los chilenos me conocen: no soy un caudillo. Sé escuchar la voz del pueblo y someterme a su veredicto. Estoy en política para servir al país, no para acumular honores; para robustecer las instituciones democráticas, no para burlarlas; para formular propuestas constructivas, no para hacer gestos populistas ni llamados demagógicos”, remarcó Lagos.

Fuente: Lanacion.cl