Junto a un grupo transversal senadores, el jefe de la bancada UDI, Hernán Larraín llegó a La Moneda para reunirse con el Consejo Asesor Presidencial Anticorrupción.

 A la salida del encuentro, Hernán Larraín aseguró que lo que corresponde  como parlamentarios es “reaccionar frente a esta crisis de confianza que se manifiesta en las encuestas y que refleja que los chilenos no le creen a nadie y eso es grave para las instituciones”.

El parlamentario, dijo que el grupo de senadores -conformado por el Presidente de la corporación, Patricio Walker,  además de Isabel Allende, Felipe Harboe y Alberto Espina- están trabajando para “recuperar esa confianza”, a través de “un marco normativo y ético, radicalmente distinto;  y  también trabajando por los problemas de la ciudadanía. Si nos ven trabajando bien en esos ámbitos, creo que se va a recuperar esa confianza ciudadana”.

Aseguró que la situación de crisis de la política responde a un “problema ético”.

Por ello, aseguró que con la iniciativa presentada, intentan dar solución a una serie de factores, destacando tres puntos: el intervencionismo en los procesos electorales, la relación entre el sector público y el privado; y la labor del Parlamento.

En este último punto, explicó que están trabajando “para que en las comisiones de Ética y Transparencia sean más neutrales con la incorporación de personas externas al Parlamento.  También, que exista más capacidad sancionatoria y puedan ejercer cierta supervisión de las buenas prácticas que tienen que existir en los parlamentos”.

“Creo que este conjunto de medidas es lo que  puede dar confianza a los chilenos. Que estamos siendo los suficiente autocríticos, que estamos tomando las medidas más fuertes y duras, para tener una clase política que corresponda a la dignidad democrática del país”, manifestó.

Por: Juan Carlos Espinoza