El senador UDI Hernán Larraín se refirió al “frenazo económico” y propuso al Gobierno una agenda económica de reactivación no sólo económica sino que también política.

“Hay que tomar conciencia de que las medidas no deben ser sólo económicas sino que también políticas, porque necesitamos recuperar la confianza, y eso se logra a través de una alianza público-privada o a través de acuerdos entre el Gobierno y la oposición”, dijo.

El miércoles pasado los senadores de RN y la UDI solicitaron a la Sala una sesión extraordinaria con el propósito que el Senado se pronuncie respecto de la situación de desaceleración económica actual. En ese contexto,  el jefe de senadores UDI, adelantó algunos de los planteamientos que como Alianza, se darán a conocer  en esta sesión especial fijada para el 10 de septiembre.

“Nuestra preocupación surge porque el proceso que hoy día se llama desaceleración, es en realidad un frenazo de la economía. No estamos hablando del futuro, que como algunos creen que estamos sembrando una campaña del terror. No estamos hablando de lo que pueda ocurrir, hablamos de lo que está ocurriendo y esos datos nos hacen pensar que la situación es muy grave y que es necesario reflexionar y buscar soluciones”.

Añadió que “no estamos buscando responsables. Lo que queremos es constatar que el país está sufriendo un frenazo económico y que sobre esa base es necesario que todos contribuyamos para reactivar el país”
En la oportunidad, Larraín presentó un documento con una serie de antecedentes que busca plantear una agenda con medidas de reactivación tanto políticas y como también económicas.

Para el parlamentario, en primer lugar, las soluciones deben ser adoptadas en un ambiente que permita “terminar con esta clima refundacional, como si el país estuviera en crisis. En este sentido el Gobierno debe dar una señal de tranquilidad, buscar acuerdos, y tratar de resolver los problemas en una alianza con el sector privado  y la oposición”.

Adicionalmente, “es importante que todos los procesos de decisiones del Gobierno tenga claridad de plazos y de contenido, porque hoy día existe una cierta incertidumbre cuando se desconoce en qué plazos se van a desarrollar, lo que genera una incertidumbre adicional”, aseguró.

Dentro de las medidas que se proponen en el documento, “la ejecución del 100% del Presupuesto de la Nación se convierte en un elemento importante, no suficiente, para la reactivación. De lograrse se llegaría a un 8% de aumento del gasto público, que en este escenario tendría efectos positivos.”

Se menciona también “la necesidad de impulsar algunas políticas sectoriales, como la necesidad de crear un programa especial de la construcción de viviendas”, debido al retraso de los procesos de  construcción de viviendas sociales, en parte por la necesidad de reconstruir las viviendas destruidas por el terremoto.

Otras de las propuestas, dice relación también, con un “Plan de Regionalización”, no sólo centrado en lo político, sino que también estimulando “la inversión privada y descentralizando el gasto público, permitirían una recuperación armónica en todo el territorio nacional”.

Finalmente, Hernán Larraín declaró que “la situación  económica es más grave de la que se piensa. No es una mera desaceleración,  es realmente un frenazo. Y no son campañas del terror. De lo que pueda ocurrir. Son datos concretos de lo que está pasando hoy día, de lo que ocurrió el primer semestre y eso nos habla de un mal momento de la economía que hay que revertir”.

Por: Juan Carlos Espinoza