Después del cierre del establecimiento vino una lenta agonía, en donde el deterioro y abandono del edificio se hacía evidente, pero esa agonía llegó a su fin en el último concejo municipal desarrollado el martes pasado, cuando en esta instancia se decidió la muerte definitiva del inmueble poniéndolo a la venta.

El pasado concejo municipal, tenía una carga emotiva importante, cuatro de sus integrantes finalizaban sus periodos como concejales y en su última sesión ordinaria, según lo informado por la municipalidad, aprobaron el comodato de la sede social de Pocillas, la pavimentación participativa de una serie de calles, la modificación presupuestaria por $66 millones y se bautizó el Centro del Adulto Mayor como Doctor Mario Muñoz Angulo. Sin embargo, la dirección de Comunicaciones de la Casa Edilicia olvidó mencionar algo: La aprobación de la venta de la Ex Escuela 73.

Fueron tres los votos a favor -por parte de los concejales- y otros tres en contra, ante ese evidente empate la responsabilidad de cortar el queque correspondía al alcalde y efectivamente así lo hizo. Juan Carlos Muñoz, rompiendo la paridad de su concejo se inclinó por la opción de venta, con lo que se decidió dar curso a ese proceso, quebrando un acuerdo tomado previamente al interior de la propia instancia que consistía en dejar la decisión en manos de los nuevos miembros del Concejo Municipal que juraron recién ayer.

Los votos a favor de la venta del inmueble fueron de Manuel Vergara (RN), Violeta Enríquez (UDI) y Hernán Valenzuela (DC), todos los cuales dejaron sus cargos; en el caso de Vergara y Enríquez por no ser reelectos y en el caso de Valenzuela porque no quiso repostular. En la otra vereda se opusieron a la venta Luis Ceroni (PPD), Domingo Leiva (PS) -los únicos miembros de antiguo concejo que se mantienen por el periodo 2012-2016- y la saliente concejala Alejandra Concha (UDI).

El por qué de la decisión de venta, y el por qué no se respetó el acuerdo de dejar este asunto en manos de las nuevas autoridades comunales se desconoce, ya que la información fue obviada del comunicado de prensa que el Ayuntamiento local hace llegar a los medios de comunicación, por lo mismo siendo excluido de la mayoría de las pautas noticiosas locales.

Cuando se decidió cerrar el establecimiento, porque la construcción presentaba importantes daños de infraestructura que hacían prever el derrumbe del edificio, y ante la inquietud de la ciudadanía –y especialmente de los padres y apoderados y de la comunidad escolar- que se resistían a la medida, las autoridades señalaron que el terreno no se vendería y que allí se proyectaría un bien de uso público.

Ambas promesas que –al parecer- han quedado tan olvidadas como el añoso edificio hoy vestigio horrendo del lugar que alguna vez formó y educó a miles de cauqueninos. Construcción que pese a su catastrófico diagnóstico arquitectónico soportó el terremoto de 2010, cosas que no pudieron hacer otros establecimientos más modernos, y sin embargo a este sobreviviente le acaban de decretar su pena de muerte.

Ex concejal Valenzuela asegura que nuevo concejo Municipal puede revertir la decisión

Uno de los votos, a favor de vender la Ex Escuela 73, que más sorprendió es del saliente concejal DC, Hernán Valuenzula, quien en varias oportunidades denunció actos irregulares por parte del alcalde, Juan Carlos Muñoz, sin embargo, en esta oportunidad con su voto respaldó la propuesta presentada por el edil, respecto a los destinos del antiguo establecimiento, por lo que en conversación con Cauquenesnet.com explicó sus razones del por qué dio luz verde a la venta.

Es cierto que en el último concejo municipal se habría tomado la decisión de vender la escuela 73?
“La idea es licitar a particualares y replantear las bases y todo lo que corresponde. Está definido ahí que tienen que ser cosas atingentes al desarrollo del sector. O sea, no podría ser una cuestión para almacenar chatarra, por ejemplo, sino algo que le de una plusvalía al sector y los recursos inherentes a la futura venta son íntegramente para educación”.

Y el municipio puede tener como clausula del contrato de venta condicionar para qué fines se pueda vender el terreno?
“Sí, por supuesto… por supuesto porque está establecido en el plano regulador”.

Y dónde queda la promesa que en algún momento se hizo de no vender el terreno y destinarlo a un bien de uso público?
“Esa promesa la habrá hecho el alcalde… No se quien la hizo en ese momento”.

Entonces en base a qué se tomó este acuerdo?
“En base a la proposición que hizo el alcalde. El alcalde la puso (la propuesta) en la mesa, hizo una argumentación sobre el tema, justificó para qué serían los dineros y lo estableció así simplemente”.

Usted estaba entre los votos a favor… ¿cuáles fueron sus argumentos?
“Mis argumentos sobre el tema son de que ese es un sector que se está convirtiendo en un punto negro. Algo que no tiene ninguna solución, algo que sigue en el tiempo y no soluciona nunca nada y que yo creo que una actividad comercial, algo que le de una plusvalía al sector, va a mejorar –incluso- el sector, el ambiente y todo lo que rodea a ese colegio, y además como era un colegio originalmente esos dineros van íntegramente a educación para mejorar la calidad de la educación de Cauquenes”.

Igualmente llama la atención que pese a sus amplias diferencias con el alcalde usted vote en línea con él…
“Yo no voto en línea. Lo que yo no quería es que ese colegio se vendiera o se licitara en el transcurso de la campaña o antes de eso, porque eso conlleva a que hay coimas o posibles beneficios para el alcalde o para quien lleve la negociación, por lo tanto debe hacerse en un periodo donde no existe ninguna presión política y sea algo absolutamente técnico y que sea una mejora para el sector de Cauquenes poniente”.

Se mencionaba que existía en el Consejo un acuerdo que se dejaría esta decisión al nuevo consejo que juró ayer…
“Sí, eso era así. De hecho ese era el acuerdo que habíamos hablado incluso con el alcalde y no se por qué nos pasó eso (la votación sobre la venta) a nosotros. Recordemos que nosotros votamos ese acuerdo, pero el otro consejo lo puede votar mañana”.

¿Entonces el nuevo consejo podría revertir la decisión de ustedes?
“Pero por supuesto, siempre y cuando el alcalde lo proponga otra vez, pero los concejales podrían pedirle que no. Ahora, el argumento que tienen que tener ellos tiene que ser algo bueno que convenza a la administración municipal (…) y no lo hagan, pero ya es una decisión del nuevo Concejo, de las nuevas autoridades”.

O sea, quien originalmente habría roto el acuerdo sería el alcalde?
“Pero lógico, si él es el que propone las cosas, no nosotros. Nosotros estamos solamente esperando los temas que pone en la mesa, y el tema lo puso él”.

César Valdés, vicepresidente del COSOC: “No debe venderse un patrimonio comunal por ningún motivo”

A quienes no les ha caído nada de bien la decisión del saliente Concejo Municipal respecto de la venta de la Ex Escuela 73, es a los miembros del Consejo de la Sociedad Civil (COSOC), que es presidida por el alcalde, pero que se quejan de no estar informados de la decisión y acusan al edil de no asistir a las reuniones del organismo.

Cauquenesnet.com conversó con César Valdés, vicepresidente del COSOC Cauquenes y presidente de la Cámara de Comercio local, quien dijo: “La posición nuestra es que no debe venderse un patrimonio comunal por ningún motivo. Perder un patrimonio para mejorar las arcas municipales nos parece aun peor, porque creo que si es necesario vender ese edificio, tiene que ser recuperando, a través de un proyecto que tiene que ser destinado para la comunidad, no para mejorar las arcas fiscales, hacer un centro deportivo, un centro de eventos. Lo que se estime conveniente de acuerdo a lo que diga la comunidad.

¿Qué le parece que pese que han pasado varios días desde el último concejo el alcalde –que además es presidente del COSOC por ley, no les haya comunicado la decisión?
No… Tengo que agregar más, el alcalde prácticamente no ha asistido a ninguna reunión del COSOC, lo que nos provoca cierto malestar, porque es quien preside el COSOC y es el nexo que debería haber en forma natural entre el COSOC y las decisiones que tome el concejo y la municipalidad en general. Por lo que pretendemos llevar una carta como COSOC y conversar con él en su oficina para saber cuál es su disposición para los próximos cuatro años. Ahora, lamentablemente hasta la fecha no hemos tenido respuesta de si va a ser posible o no la reunión con él. Esperamos que si, porque si no es positiva vamos a tener clarísima cuál va a ser su disposición y nosotros deberemos comunicar a nuestras bases que esa va ser la posición del alcalde por los próximos cuatro años, lo que -para mí- sería lamentable.

¿Qué hacer entonces?
Yo voy a hacer lo imposible para tratar de conversar con él y darle a conocer nuestra posición como Consejo, que es más que nada de colaboración y apoyo a su gestión y para navegar en aguas tranquilas para que logremos el beneficio común para la comuna y no se transe este tema en una disputa entre dos instituciones que nos va a llevar a retroceder más que avanzar.

¿Por qué cree usted que el alcalde tiene esta opinión tan negativa sobre el COSOC?
Yo creo que el alcalde está mal influenciado, mal informado o tiene una mala opinión respecto al COSOC porque él está pensando que hay una relación política de por medio (…) y nosotros no estamos bajo una condición política, estamos por defender los derechos de la comunidad, de la ciudadanía. A él le debería convenir, le debería ser mucho más satisfactorio sentar a la mesa a la comunidad para decidir en conjunto que es lo que tiene que hacerse a favor de la comunidad y no pensar que nosotros tenemos un carácter político. Dentro del COSOC hay gente que –evidentemente- tiene su posición política, pero nosotros la dejamos fuera de la reunión cuando hay que sentarse a la mesa como COSOC. Eso es lo que quiero hacerle entender.

¿Qué le parece que la decisión de venta de la escuela 73 no se dio a conocer a la comunidad de Cauquenes en general?
Me parece súper arbitrario, me recuerda ciertas prácticas en años anteriores en lo cuál era muy dictatorial todo y hoy día los tiempos modernos exigen y piden que las grandes decisiones deben tomarse con la comunidad. Se supone que el mundo político, su gestión es en beneficio, con y para la comunidad. Por lo que tomar una decisión entre cuatro paredes es totalmente arbitrario y por ningún motivo la vamos a aceptar (…) Ni que se decida al gusto o bienestar de entre cuatro o cinco personas.

Por: Patricio Alexis Díaz