Municipio anunció que continuará prestando ayuda a las familias afectadas con el doble crimen ocurrido en la mañana del martes y que conmovió a la opinión pública a nivel regional y nacional.

Repleta de fieles, entre familiares, vecinos y amigos de las víctimas, estuvo ayer la parroquia San Ambrosio de Chanco, en lo que fue el último adiós a las dos víctimas de similar número de asesinatos registrados en la mañana del martes en el sector rural de La Bodega, ubicado en los alrededores de esta comuna.
Se trata de María Angélica Moraga Villegas, de 26 años, así como de su madre, Inés del Carmen Villegas Villegas, de 68 años. Ambas mujeres, en lo que fue considerado como el caso número 54 de femicidios en todo el país, fueron asesinadas por José Sandro Orellana Fuentes, de 32 años, con quien María Moraga sostenía una convivencia por tres años, relación de la cual había nacido una hija de un año y ocho meses.
Aunque no existen antecedentes concretos para explicar las causas del brutal delito, los vecinos y familiares de ambas víctimas relataron que María Moraga había llegado a Chanco proveniente desde la localidad rural de Cobquecura, en la Octava Región, cargando su hija pequeña y otra hija de ocho años, nacida de una relación sentimental anterior, a fin de cuidar a su madre.

Hernán Espinoza, El Centro