Trabajadoras de los Jardines Infantiles de y salas cunas de esta provincia, se manifestaron en contra de las políticas salariales asignadas por el Gobierno, tras una protesta pacífica que se inició en la Plaza de Armas, frente al palacio consistorial que se prolongó hasta pasado el medio día de ayer.

Una de las dirigentas dijo que tal actitud se debía a los bajos salarios, renta mensual que llega a los 180 mil pesos, cifra -añadió- con que apenas se pueden cubrir las necesidades básicas de los hogares.
La misma portavoz, señaló que el trabajo a desempeñar se inicia a las 8:30 horas de la mañana, cuyo horario se prolonga hasta las 17:30 horas, a parte de la extensión horaria, la cual llega hasta las ocho de la tarde, entregando “una educación de calidad, luego de recibir perfeccionamientos contínuos, sin el apoyo de educadoras en sala. nadie reconoce nuestro trabajo”, indicó.
Añadió la representante, que la mayoría de las funcionarias “somos jefa de hogar: Les dedicamos todo el día a los niños, dejando de lado a los nuestros. Salimos a las 8 de la mañana de la casa, regresamos a las 18 horas. La mayoría -apuntó- somos madres solteras, con dos o tres hijos, manifestó.
El movimiento en pos de mejoramientos pecuniarios, por el momento es de 24 horas. Si no hay solución será indefinido.

Nota Original: La Prensa
Foto: Archivo
CQTK