Aunque Cauquenes está lejos de sufrir las complicaciones que se viven en el transporte capitalino, el viernes 17 de agosto fue el día de crisis en la locomoción local. Las micros bajaron sus tarifas a $100, los colectivos paralizaron y los conductores de uno y otro lado se enfrascaron en riñas.

Un chofer de micro en el hospital, parabrisas de colectivos quebrados y un gran número de personas que tuvo que caminar hasta sus trabajos, fue el saldo de una extraña jornada en que la locomoción colectiva de Cauquenes bajó sus tarifas, paralizó e incluso se tranzaron a golpes.

Y es que este jueves fueron las micros las que dieron el primer golpe, al lucir con letras grandes y en todas sus ventanas su apoteósica promoción de cobrar sólo a $100 el boleto. Pero esto no quedó sólo ahí ya que la actitud despertó la ira de las líneas de colectivos las que decidieron paralizar sus actividades.

El dirigente microbusero, Amador Morales, en contacto con la Red Géminis señaló que fueron los colectivos los culpables de toda esta situación, por que según señaló ambos gremios tenían un acuerdo en el cual debían respetarse las tarifas de cada medio de transporte y sus paraderos, sin embargo, las líneas de colectivos habrían sido las que primero infringieron el acuerdo.

“Los dirigentes, en definitiva, no son capaces de controlar su gente. Nosotros tenemos acuerdos en que tenemos que respetar las tarifas. El problema está en ellos no más. Ellos no respetan las tarifas. Al final ellos son los culpables”, aseveró Amador Morales, justificando -además- que la baja del precio del boleto de micro se debió a que la línea de buses está a punto de quebrar.

“Bajamos las tarifas en beneficio de la gente, porque yo no se si a las autoridades les interesaría no tener micros. En estos momentos estamos haciendo un beneficio para la comunidad. hay gente pobre, que no tiene tanta plata y es un buen negocio para la gente” señaló Morales.

Pero la promoción de las micros no se mantuvo todo el día, debido a que de igual forma este gremio decidió suspender el servicio, producto de una riña entre conductores de ambos bandos, que dejaron a un chofer de los taxibuses en el hospital.

Y que se originó cuando los choferes de colectivos decidieron tomarse Antonio Varas, protestando frente al edificio consistorial -que reune al municipio, la gobernación y otras reparticiones públicas- e impidiendo el paso de las micros. En ese momento, un conductor de “Nuevo Amanecer del Tutuvén” bajó con un palo desde su máquina y arremetió en contra de los colectiveros.

Al violento y confuso hecho, se sumaron algunos jovenes que comenzaron a tirar piedras, frenados rapidamente por Carabineros. El incidente terminó con tres personas detenidas y con el micrero en el hospital local constatando lesiones.

El dirigente de los microbuseros señaló que ellos siempre han estado dispuestos a conversar “con la competencia, que son los colectivos, siempre hemos estado en acuerdos de conversar, lamentablemente ellos son los que no cumplen. Nosotros estamos siendo una empresa bastante presionada, bastante perseguida, no podemos renovarnos, no podemos levantarnos, por problemas de ellos. Ellos nonos dejan trabajar… tenemos acuerdos de palabra, pero el problema de ellos es que no son capaces de controlar su gente” sentenció Morales.

La otra parte

La vocería por parte de los colectiveros estuvo a cargo del presidente de la línea número 6, Pascual Ayala, quien señaló: “Quiero que entienda la gente que nosotros estamos tras una posición que encontramos que es justa” y haciendo alusión a la Ley Antimonopolio que estarían infringiendo -según ellos- los micreros.
“Pensamos que las micros al quererse bajar a 100 pesos nos están perjudicando directamente, porque no podríamos hacerle competencia, ni siquiera trabajando a $150. La gente sabe la situación que se vive en este momento con el alza de las bencinas. Ante eso quisimos hacer nuestra proclamación, demostrar nuestra molestia”, dijo en conversación con la Red Géminis, pascual Ayala, vocero de los colectivos.

Pero Ayala fue enfático en señalar que las líneas de colectivos en su mayoría tienen la intensión de respetar los acuerdos y es por ello que junto a otros dirigentes fueron hasta el Terminar de “Nuevo Amanecer” a conversar y a pedir las disculpas por lo que pasó.

Ayala dijo que “la persona que fue agredida, lo lamentamos, sabemos que está en el hospital, pero eso lo tendrá que ver la justicia y si hay responsables, y si somos nosotros los responsables, tendremos que asumir nuestra responsabilidad”. Pero el presidente de la línea 6, también recalcó que hubo lesionados de ambos lados; “Nosotros también tenemos autos de nuestro propio gremio que están con los parabrisas quebrados”.

El origen del conflicto

Aunque quienes dieron el primer golpe en la jornada de viernes fueron los micreros, el problema se remonta un poco más atrás, cuando los directivos de las propias líneas de colectivos de esta ciudad hicieron una fiscalización y descubrieron que siete choferes de distintas líneas estaban cobrando tarifa de micro y por ende estaban infringiendo el acuerdo tomado con los micreros.

Según el acuerdo sostenido por los propios colectiveros y luego de una larga discusión, fijaron que el conductor que infringiera el ya señalado acuerdo sería suspendido por seis meses sin poder trabajar y la medida se hacía efectiva desde el 1 de agosto.

Una vez llegado el día en que se hacía efectivo el castigo, todos los conductores amonestados acataron la medida a excepción del único castigado de la línea 1. El hecho causó que el 2 de agosto todas las líneas de colectivos – a excepción de la 1- realizaran un paro que duró cerca de dos horas y que se solucionó cuando el presidente de la línea 1 dio su palabra que haría cumplir lo pactado.

Sin embargo, lejos de ser la solución definitiva, el conductor de la línea uno afectado por el castigo, decidió poner un recurso de protección por considerar que se le estaba coartando su derecho de trabajar.

Es así como se llegó a los bochornosos incidentes de este viernes, que se solucionaron a eso de las 15:00 horas cuando micreros y colectiveros decidieron volver a recorrer las calles cauqueninas respetando sus tarifas originales de $180 y $250, respectivamente, a la espera de la reunión que sostendrán con el Seremi de Transportes del Maule, el próximo miércoles 22 en la Gobernación de Cauquenes.

Radio Red Géminis