A la cárcel de parral, hasta el próximo jueves, fue enviada ayer bajo ampliación de la detención, la mujer de 58 años de edad, madre del menos de 14 años, que en abril del presente año, asesinó a su padre identificado como Gastón Enríque Rodríguez Ríos, quien falleció tras recibir un hachazo.

Una vez consumado el delito, el menor procedió a enterrar el cadaver en el patio trasero de la vivienda que habitaba junto a la víctima y a su madre, ubicado en el sector precordillerano de la Orilla, en Parral. Tras ello, la familia dejó la vivienda y se trasladó a vivir a la ciudad de Cauquenes, donde permanecía desde hace 4 meses.
El brutal caso criminal quedó al descubierto el fin de semana, cuanado un testigo realizó la denuncia ante la Policía de Investigaciones de Cauquenes. Fue el inspector Eugenio Herrera, quien se abocó a indagar los hechos y se trasladó hasta la comuna de parral, donde tras un excavación se encontró el cuerpo de la víctima fatal.
Menor inimputable
En todo caso, la fiscalía de Parral, no pudo presentar cargos criminales contra el menos de 14 años, debido a su corta edad, por lo cual quedó a dispocisión del Tribunal de Familia. Sin embargo, la madre del adolescente fue detenida y presentada ayer a audiencia ante el Juzgado de Garantía, donde el fiscal jefe de Parral, Cristoph Giroux, solicitó el plazo máximo para aclarar los hechos y establecer si la mijer tiene o no responsabilidad en el grave delito.
Para estos efectos, el fiscal anunció que había declarado secreto un informe de la Policía Civil, decisión que fue anulada por el juez Juan Pablo Nadeau, a petición del defensor Rodrigo Chávez. “Existen antecedentes como declaraciones de familiares y del menor, que tienen que ser analizadas por la policía para ver si existe alguna participación en los hechos de parte de la madre”, subrayó.
En todo caso, agregó que no se descarta que el menor haya tenido una participación directa en el parricidio y la madre otro grado de responsabilidad, especialmente al haber ocultado el delito y el entierro del cadaver de la víctima. El menor, en tanto, quedó bajo el cuidado de un familiar adulto por decisión de un Tribunal de Familia.

El Centro