Riña desencadenó la tragedia familiar, tras lo cual el progenitor cavó una fosa en su parcela donde enterró el cuerpo de la víctima.

Con ampliación de su detención por un plazo de tres días quedó Manuel Peña Landeros, de 53 años, imputado de haber matado a su hijo Andrés Peña Burgo, de 30 años, y luego haberlo enterrado en una parcela del sector rural de esta comuna, sosteniendo haber actuado en defensa propia.

El autor de este crimen que ha conmocionado a la comunidad local fue puesto ayer a disposición de la justicia para efectuarle la audiencia de control de la detención, oportunidad en la que el fiscal a cargo de la investigación, Francisco Ávila, solicitó la ampliación del plazo de la detención para reunir mayores antecedentes que permitan formalizar cargos en contra de Manuel Peña.

El imputado, quien quedó detenido en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de esta ciudad, se mostró tranquilo en todo el desarrollo de la breve audiencia que se inició recién pasado el mediodía y en la que se le acusó de haber dado muerte a su hijo de 30 años.
Según lo informado por el fiscal Francisco Ávila, en este caso se configurarían tres delitos, ya que por una parte está el parricidio, la tenencia ilegal de arma de fuego y la inhumación ilegal del cuerpo de la víctima.
Riña Mortal
Los hechos que motivan esta investigación se habrían desarrollado en julio de 2006, es decir, hace exactamente un año, cuando padre e hijo discutieron y se pelearon como era habitual entre ellos, riña que terminó en fuertes agresiones, momento en el cual el padre al verse en desventaja física, tomó una escopeta propinándole un certero tiro que causó la muerte de su hijo, para luego cavar una fosa y enterrarlo en su parcela, ubicada en el kilómetro 14 camino a Pocillas, al sur oriente de esta ciudad, propiedad que luego vendió a terceros.
Luego de cometer su delito, que asegura haber perpetrado al defenderse de su hijo, el sujeto guardó silencio, aunque al parecer, algunos hechos lo delataron ante su conviviente, quien -según su propio relato- intentó dar aviso a la policía, pero el imputado se lo habría impedido bajo amenaza.
Mujer lo delató
Por lo anterior sólo el viernes último la mujer logró vencer su miedo y delató a su pareja, lo que sumado a una serie de antecedentes, que manejaba la policía de investigaciones, permitieron configurar el delito del que ahora se le imputa a Manuel Peña.No obstante lo señalado por la mujer identificada como Silvia Alarcón, el fiscal a cargo de estos hechos señaló que se investigará sobre una eventual responsabilidad que pudiera caber a la mujer como encubridora.
La audiencia de formalización de cargos en contra del imputado quedó fijada para las diez y media de este martes, oportunidad en que el fiscal espera tener a la vista, una serie de pericias, aunque por razones de tiempo quedará pendiente el examen de ADN, que permitiría confirmar la paternidad de Manuel Peña Landeros sobre Andrés Peña Burgos.

Christian Molina, El Centro
Foto: El Centro