Ciénaga del Name; su protección y la restricción sobre las aguas del estero Belco

En verdad que es paradójico pensar que una de las pocas lagunas internas que quedan en Chile y quizás en la costa sudamericana del Pacífico, ahora sea una plantación interminable de pinos y más pinos, en donde muy poco de la fauna y la flora nativa habita ya. Pero, ¿quién debería estar encargado del cuidado de este valioso ecosistema?”.

Por: Walter Bilbao Vilches y Cristián Lagos, CODDAM

Nuestra preocupación, la de muchas personas a las que nos interesa el Medio Ambiente en Cauquenes, se dirige a los alrededores del Estero Belco, la Ciénaga del Name y sus entornos naturales cercanos, que lamentablemente estamos secando lentamente… Y al actual fenómeno de una antigua ventaja consistente en disponer de terrenos desecados, hoy no supone nada positivo, si se piensa en la inundación de monocultivos que avanzan dominándolo todo, dañando irreparablemente el ecosistema de un lugar otrora pletórico de vida y diversidad.

En verdad que es paradójico pensar que una de las pocas lagunas internas que quedan en Chile y quizás en la costa sudamericana del Pacífico, ahora sea una plantación interminable de pinos y más pinos, en donde muy poco de la fauna y la flora nativa habita ya. Pero, ¿quién debería estar encargado del cuidado de este valioso ecosistema? La Ley 20.417, al modificar la Ley 19.300 sobre Bases Generales del Medio Ambiente, introdujo importantes cambios a la Ley 18.695 Orgánica Constitucional de Municipalidades, ordenando que serán los Municipios los que deberán elaborar una ordenanza ambiental, permitiendo así estructurar una política ambiental local, pero aquí surge la pregunta; ¿Qué importancia le asigna el Alcalde a la consulta de sus convecinos?… Y por otra parte; ¿Qué importancia le da el propio vecino de Cauquenes en este caso, al cuidado del medio ambiente?…

Todo depende del punto de mira y en este caso, cuales son los beneficios que reportaría preocuparse por el ecosistema. Si lo vemos desde la cantidad de agua y estando en Chile y con la legislación chilena eso significa mucha plata, sino, que se lo pregunten al Señor Andrónico Luksic ahora que lo pillaron “usurpando caudal”, eufemismo con que algunos medios de su propiedad intentaban maquillar la noticia de un robo descarado de millones de litros de valiosa agua. (Ver artículo externo)

Ahora, si lo vemos desde la perspectiva del reservorio de biodiversidad que lentamente se convierte en un desierto de plantaciones que de no ser por la línea dibujada en su sembrado, asemejarían algún bosque; muy pocos veríamos el beneficio que significa para algunos pocos, el resultado que produce esta desertificación, sacando a poblaciones enteras que antes vivían ahí y ahora se repliegan a las ciudades, cada vez más empobrecidas, hacinadas y malhumoradas. Según lo dicho por el ex vicepresidente del Banco Mundial, Ismail Serageldin en 1995; la próxima gran guerra no sería por petróleo si no por agua. Y otros más catastrofistas dicen que esta ya ha comenzado, por lo que si usted estimado vecino y lector, no percibe ninguna luca o, mejor dicho, no lucra con el agua está perdiendo por todos lados.

Y no importa que ahora reaccione y quiera gastar parte de alguno de sus dieces por ciento, no sé en cual número vamos ahora, porque lamentamos decirle que ya es demasiado tarde… le metieron todos los goles y no porque solo el partido o la guerra hayan terminado, si no porque en Chile ya no hay más agua que vender, porque lentamente estamos secando esta gran reserva de la biosfera para enriquecer a especuladores que solo vivirán una brizna del tiempo en que tardó en formarse.

No sé si vale la pena la verdad arrebatar tanta belleza y equilibrio con el medio por unas lucas que en algunas generaciones ya se habrá perdido. Pero podrá imaginar ahora usted también estimado lector, porque son tan importantes para algunos, los famosos remates de agua. Lamentablemente ya no quedan litros de agua nueva o fresca, disponible en este lucrativo mercado “shileno”, porque, aunque estos mismos que compran y venden derechos de agua se mientan a si mismos al no seguir una de sus propias teorías de mercado que dice que los recursos son escasos; es una realidad que el agua, otrora considerada como recurso renovable e ilimitado, está siendo ya desde ratito para algunas comunidades un bien escaso.

Tal como dice el refrán ladino que habla sobre el poderoso caballero y reza “El dinero llama al dinero”, la máxima se convierte en realidad cuando decimos agoreros “La sequía llama a la sequía”. Porque si desbastamos el territorio nativo, rompemos el equilibrio en el ciclo del agua y hacemos que cada vez llueva menos Y cuando llueve, llueve una cantidad inusual en pocos minutos u horas.

Pero dejémonos de abstracciones más o menos comprobadas y veamos ahora datos duros sobre caudales y precipitaciones en el sector aludido.

El humedal Ciénaga del Name se abastece, tanto por precipitaciones, como por escorrentía superficial, y principalmente subterránea. La escorrentía subterránea es la matriz de lagos, ríos, y corrientes que corren por debajo de nuestros zapatos. Un mundo frágil, sobrexplotado y prácticamente desconocido por la misma Dirección General de Aguas, parafraseando a su director nacional en el año 2019. La ciénaga se encuentra sobre dos acuíferos que la alimentan, el acuífero Maule y el acuífero Belco-Arenal; el primero no cuenta con ningún tipo de protección, en otras palabras, se puede explotar hasta secarlo y nadie bate una pestaña; el segundo se encuentra protegido, con restricción de extracción, no prohibición; sin embargo, a pesar de encontrarse protegido, se siguen otorgando derechos de agua para extracción en este acuífero.

Según las tablas, la situación es bien simple, a mayor demanda y menor oferta del recurso hídrico, ¡el acuífero se agota!

Los derechos de agua concedidos hasta  marzo de 2015, corresponde al 39% de derechos otorgados en la actualidad; mientras que los derechos concedidos desde la publicación de la Resolución de restricción, el 2 de julio de 2015, corresponden al 61% de derechos entregados actualmente.

Situación actual de oferta versus demanda de agua por derechos concedidos en el acuífero Belco-Arenal.

Es de vital importancia, sí vital de vida o muerte, que se protejan ambos humedales para la conservación de la ciénaga. El delicado tejido hidrológico de las cuencas y subcuencas locales necesitan de la protección legal para evitar convertir el territorio en un desierto. Así es que estimados cauqueninos, o decidimos de que lado estamos, es decir, si por los intereses de algunos pocos o por los de un grupo humano con raíces históricas en esta tierra y entre los cuales están nuestros hijos. Y la última decisión; ¿Dejaremos que unos pocos en menos de 20 años, provoquen un desequilibrio que borraría lo que la naturaleza tardó millones de años en crear?… Como decía nuestro amigo Saúl Moraga;¡¡Y TODO POR EL VIL Y RUÍN BILLETE!!… No sabemos si vale la pena.

Por: Walter Bilbao Vilches y Cristián Lagos, miembros del CODDAM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: