El agua en la constitución chilena: Una constitución que hace aguas

Para decirlo en sencillo, las aguas de Chile son un bien Público, pero que puede ser comprado por cualquier cristiano con ‘lucas’ que quisiera especular, comprando, para los fines que estime convenientes, algunos litritos por segundo mediante la adquisición de derechos a perpetuidad, como si fuera un bien de consumo que se pudiera privatizar”.

Por: Paula Echaveguren y Cristián Lagos, miembros del Coddam.

Primero debemos aproximarnos al problema del agua en Chile comprendiendo, que dice nuestra carta magna sobre un recurso, que en apariencia es un bien nacional de uso público, bienes que pertenecen a toda la nación Chilena.

Pero que en Chile y solo en Chile, Jaime Guzmán, el ideólogo de la Dictadura, intercalando hábilmente un inciso específico en el N. 24 del artículo 19 de su flamante y espuria constitución arroja al mercado un recurso tan esencial para la vida, por medio de la figura legal del aprovechamiento de las aguas.

Así es vecinos, para decirlo en sencillo, las aguas de Chile son un bien Público, pero que puede ser comprado por cualquier cristiano con ‘lucas’ que quisiera especular, comprando, para los fines que estime convenientes, algunos litritos por segundo mediante la adquisición de derechos a perpetuidad, como si fuera un bien de consumo que se pudiera privatizar. Y esto aún por sobre ciertas prioridades de sentido común que deberían regir todo el tiempo y no solo en momentos de escases, llámese sequía por déficit de precipitaciones y acumulación de nieve o estrés hídrico por la explotación añadida de privados que la utilizan; en el norte para la minería y en extraordinarias cantidades; en el centro por las frutícolas o producción de proteína barata y en el sur por el monocultivo del Pino y Eucaliptus, todas estas faenas consideradas de explotación intensiva y extractiva.

Bueno, a nadie le debería extrañar entonces que este mismo recurso, otrora considerado como renovable, ahora escasee por lugares que están aquí cerquita como Niribilo y Huerta de Maule, porque ya sea por codicia o desidia ciudadana, hemos entregado el agua al mercado y no sacamos nada con patalear o saquear el comercio, ya que aquí en Chile, como en ningún otro lugar del mundo, comprar agua es legal desde la perspectiva jurídica.
Pensemos entonces en algunos ciudadanos chilenos que han desarrollado ese vicio de la especulación, comprando derechos de aprovechamiento, como nuestro actual Ministro de Agricultura José Antonio Walker Prieto, que tiene adjudicadas inalienablemente para algunos manzanitos, 27 mil litros por segundo a lo largo de Chile.

Repito entonces, no sacamos nada durante estos días que quedan hasta el plebiscito con gritar de ira y apedrear vitrinas, porque la única solución para cambiar esta especulación asquerosa que tiene a uno de los países bendecidos por el agua en plena Crisis Hídrica es cambiando esta constitución del 81 que permite el mentado Aprovechamiento. Una constitución creada por la comisión Ortúzar a medida del empresariado es uno de los males que entrega a privados el agua, en desmedro de la población. Si bien la constitución, a través del código de aguas, aseguran un 5% de las existencias de agua dulce al consumo humano en momentos de crisis.

La pregunta entonces es ¡¡POR QUÉ CRESTA!! tenemos que llegar a esta situación crítica para entender que no podemos seguir especulando con un “Elemento” vital para el ser humano. Ni siquiera una reforma a la actual carta o la misma nacionalización serían más efectivas que los desórdenes y saqueos, repito estériles, pues con la existencia del tribunal constitucional se hace inviable cualquiera de estas fórmulas, tal como aconteció a fines de 2009, cuando Michel Bachelet intentó derogar este famoso inciso final del n. 24, art 19 de la Constitución de 1981, pues aquellos que habían invertido dinero en aprovechamiento de aguas, concurrieron al Tribunal Constitucional, impugnaron esta reforma aduciendo el respeto a sus derechos de propiedad derogando el intento de cambio.

Para resumir; está más que clarito que esta constitución de Jaime Guzmán y la comisión Ortuzar, hace aguas por todos lados y que la única forma de retornar a hacer las cosas como todo el resto del mundo es simplemente cambiar esta Constitución…, no vale patalear, rasgar vestiduras, escupirnos a la cara entre chilenos, ni hacerle el juego a aquellos que quieren dirigir el estallido social hacia el logro de sus fines personales, sean del lado que sean. Si intentamos alguna reforma, será impugnada por el Tribunal Constitucional, razón por la cual desde esta insipiente Corporación llamamos a que; cada vecino que terminó de leer esta larga columna pueda ayudar simplemente mostrándole a sus vecinos estos argumentos. En el Coddam creemos en los cambios por Evolución más que por Revolución, en la libertad del Conocimiento y en el deber de aquellos ciudadanos despabilados que quieren entregar a sus hijos un buen legado ambiental y deben informarse.

 Por: Paula Echaveguren y Cristián Lagos, miembros del Coddam

Las opiniones de esta columna son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan -necesariamente- el pensar de Cauquenesnet.cl

Escrito por cauquenesnet.cl

Web de noticias de la provincia de Cauquenes, en la Región del Maule, Chile. Las noticias que a los cauqueninos les importa. #Cauquenes, #Chanco y #Pelluhue.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: