Saltar al contenido.

Fiscalizan cocinerías del Puerto Maguillines

La acción encabezada por la Seremi del Trabajo y Previsión Social, buscó controlar a menores de edad en actividades remuneradas.

Con una empleadora citada a la Inspección del Trabajo de Constitución, culminó una fiscalización a comerciantes del Muelle Maguillines.

La acción -encabezada por la seremi del Trabajo y Previsión Social, Elia Piedras, y el inspector comunal Reinaldo Cáceres-, tenía como objetivo controlar el eventual uso de menores de edad en actividades remuneradas.

“Disponíamos de información que indicaba que decenas de niños y niñas colaboran en este lugar no solo atendiendo las cocinerías sin contrato, sino también descargando botes”, indicó Piedras. “Hoy los botes no salieron por marejadas y solo pudimos fiscalizar los negocios de comida, por lo que posiblemente realizaremos un nuevo operativo sorpresa”, agregó.

Durante la fiscalización, inspectores dejaron citada a la dueña de un local, por emplear –sin contrato- a un adolescente de 17 años. “La señora señala que el muchacho es su cuñado y que ella le da trabajo para ayudarlo. Nosotros le hemos explicado a la señora que un familiar es familiar en la casa y que en el negocio, ese familiar es un trabajador. La relación laboral debe formalizarse con un contrato, que constituye la mejor manera de proteger y ayudar a su cuñado”, precisó la seremi.

De acuerdo a la legislación chilena, los adolescentes entre 15 y 18 años pueden celebrar contratos de trabajo, en la medida en que las faenas no requieran fuerza excesiva o no resulten peligrosas para su salud, seguridad o moralidad.

“Si bien en este caso el trabajo no es considerado dañino para la salud del menor, falta la documentación. Debe haber una presentación formal en la Inspección del contrato y la autorización notarial de los padres”, sostuvo el inspector comunal.

“Nosotros habitualmente efectuamos fiscalizaciones sorpresivas. Las multas son onerosas, pero la Dirección del Trabajo entiende que éstas son empresas pequeñas, por lo que pueden apelar para pedir una rebaja o someterse a una capacitación. La voluntad es siempre que corrijan”, añadió.

Bajo la figura de “Trabajo Adolescente Protegido”, los menores de edad que tienen entre 15 y 18 años, pueden trabajar un máximo de treinta horas semanales durante el período escolar, en jornadas diarias que en ningún caso pueden superar las ocho horas diarias.

Por: Sandra Poblete

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: