Los diputados maulinos intervinieron en la discusión en la Cámara Baja, iniciando Urrutia con un incendiario discurso en que acusó a diputados de izquierda y la DC de no creer “en la vida humana en el vientre de la madre”.

A las 10:30 de la mañana de este miércoles, los diputados comenzaron el debate de las modificaciones del Senado al proyecto que regula la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales. En medio de esta discusión el diputado UDI por Cauquenes y Parral, Ignacio Urrutia, interpretó un encendido discurso en el que emplazó a los parlamentarios de la Nueva Mayoría y particularmente a los demócratacristianos.

“Creemos sinceramente que la vida se inicia desde la concepción y es por eso -precisamente- que lo que se está matando, no es una cosa, es un ser vivo. Es un niño o una niña que tiene todo el derecho a salir del vientre de su madre y a convertirse en una persona”, señaló el parlamentario por el distrito 40.

“Pero estos conceptos tan diferentes entre una y otra parte, es lo que ha hecho que la parte que tiene la mayor cantidad de parlamentarios y que no cree en la vida humana dentro del vientre de la madre, por esa mayoría, han logrado terminar aprobando el aborto en estas tres causales”, indicó.

Sin embargo, el mayor peso de su artillería discursiva estaba dirigido a la DC: “Lo que a mí -tal vez- me altera, no es la gente de izquierda, es la gente que se dice cristiana. Es el caso de la Democracia Cristiana que se dice y no solo se dice, sino que además se llama Democracia Cristina… ¿Dónde flauta está el cristianismo?. Eso es lo que uno se pregunta. Dónde quedó… En la pura letra… Eso si que lo considero inaceptable, que gente que se dice cristiana. O gente -inclusive- del frente, del PPD, socialista, que van a misa, se arrodillan, rezan el Padre Nuestro, extiende los brazos… Sin embargo aquí, llegan a la Cámara de Diputados y aprueban el asesinato de los niños que están por nacer”.

Pero las palabras de Urrutia no pasaron inadvertidas, siendo el diputado por Talca, Sergio Aguiló, perteneciente a la Izquierda Cristiana, quien le reprochó su repentina defensa a los Derechos Humanos, acusándolo que él personalmente instigó la persecución de campesinos humildes en Maule Sur.

“Me parece paradojal que hayamos comenzado este debate con la palabra de un parlamentario que reivindicó la defensa de los Derechos Humanos y calificó este proyecto de ley como anticristiano, violador de los Derechos Humanos, cuando él mismo personalmente, y no se lo puedo decir en la cara porque abandonó la Sala, instigó la persecución de campesinos humildes, de campesinos sin tierra, de campesinos sin la más mínima posibilidad de defenderse en una región donde los derechos humanos se violaron brutalmente. Donde todavía hay centenares de detenidos desaparecidos, cuyo paradero no podemos encontrar”, sostuvo Aguiló.

Agregando que “hay familias humildes que buscan en la cercanía de Parral, de Cauquenes, en el mar, en las costas, dónde están algunos detenidos desaparecidos (…) Yo no tengo la posibilidad de callarme cuando alguien quiere reivindicar los derechos humanos y tiene tejado de vidrio, y no tiene en verdad ninguna posibilidad seria de hacerlo con la autoridad moral que se exige en un tema de esta naturaleza”.

El diputado de la Izquierda Cristiana luego dirigió sus dichos al resto de parlamentarios de Chile Vamos: “Ese mismo parlamentario y otros que han intervenido acá, apoyaron durante todos los años en que existió Colonia Dignidad. Todos los años en que la justicia chilena constató y condenó el abuso sexual de centenares de niños, además del asesinato y desaparición de centenares de personas. ¿Esos son los defensores de los derechos humanos que nos quieren hacer aquí discursos acerca de aquello? Por favor, un mínimo de coherencia y respeto por el lugar donde nos encontramos”.

“Quiero decir, en segundo lugar, que yo soy un cristiano de izquierda a mucha honra y en mis convicciones, desde muy joven, admiramos a líderes como el padre Alfonso Baeza, como monseñor Alvear, Urton, como la madre Carolina Meyer, como los ocho sacerdotes asesinados por la dictadura de Pinochet. Como miles de cristianos, hermanas, monjas y sacerdotes que se jugaron la vida por la libertad y la dignidad, para decir simplemente que ninguno de los que vamos a votar a favor de este proyecto de ley que dignifica la vida y la libertad, estamos a favor del aborto”, enfatizó.

Sergio Aguiló concluyó su intervención manifestando que “en situaciones extremas, como la inviabilidad del feto, como el riesgo de vida de la madre y como en el caso de una violación, lo que no se puede hacer por parte del Estado, porque eso es falta, incluso a la más elemental caridad cristiana, es decirle a esa mujer ‘usted es una delincuente y se va presa’. ¿Puede alguien decir que eso es cristiano? ¿Puede alguien decir que eso es humanista? Este es un proyecto que dignifica”.

Por: PAD