El Tribunal de Juicio Oral de Cauquenes declaró culpable al funcionario policial que mediante un disparo acabó con la vida del joven Luciano Villanueva, quien se resistía a ser arrestado por haber quebrado un vidrio de una casa vecina.

El pasado lunes 08 de mayo, se dio Inicio al Juicio Oral sobre el homicidio del joven Luciano Villanueva Carrasco, perpetrado por el funcionario de Carabineros, Juan Marcelo Morales Cortes, en la ciudad de Parral, en noviembre de 2014.

El Juicio se llevó a cabo en el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Cauquenes, finalizando este viernes y que determinó la culpabilidad de Morales como autor del homicidio simple del joven parralino. La sentencia se dará a conocer la próxima semana y podría implicar una pena que fluctúa entre los 10 años y un día, y  los 15 años de cárcel.

A comienzos de la semana, Mauricio Villanueva, hermano de la víctima declaraba que “es inevitable no llegar con sentimientos encontrados, agotados, ya que ya se cumplen dos años de aquel fatídico día en donde nuestras vidas dieron un vuelco rotundo e irreversible”.

El hermano de Luciano -además- manifestó: “Jamás pensamos que tres Carabineros (considerando al homicida y dos cómplices) acabarían con su vida en un procedimiento, que tenía la finalidad de reducirlo y llevarlo detenido, por daños menores a una propiedad privada (quebrar un vidrio), un delito común y cotidiano al que cualquiera de nosotros pudiese estar expuesto sin perder la vida necesariamente”, recalcó Villanueva.

Cronología del hecho

El 9 de noviembre de 2014, Luciano Villanueva tuvo un incidente con un vecino y el joven quebró uno de los vidrios de la casa de Jennifer Mateluna, quien presentó una denuncia por destrozos a su propiedad.

Al llegar Carabineros, unas seis horas después del altercado vecinal, la madre de Luciano, María Carrasco, decidió presentarse a la comisaría como forma de proteger a su hijo. Mientras estaba en el retén junto a tres nietos, un furgón a cargo del sargento Cristián Gutiérrez se devolvió a la casa de Luciano Villanueva para detenerlo.

Según los testigos, la patrulla de carabineros ingreso con violencia, Luciano se resistió y forcejeó con el sargento Morales, quien le habría disparado a través de una puerta, apuntando directamente al cuerpo del joven.

El informe balístico de la PDI señaló que “todo el equipo policial siempre tuvo pleno dominio del lugar y no utilizó ningún medio disuasivo para deponer la fuerza”, es decir, ninguno de los carabineros evitó la muerte de Luciano. El lugar además estaba cercado por policías que rodeaban la casa.

La querella que presentó la familia Villanueva Carrasco junto al Instituto Nacional de derechos Humanos (INDH) también acusa de obstrucción a la justicia y de falso testimonio a los sargentos Cristián Gutiérrez y el Alejandro Anabalón, ya que la versión de Carabineros fue que el joven uso un machete para amedrentarlos y herirlos. Incluso -a juicio de los querellantes- realizaron “un montaje” al presentar pruebas falsas para afirmar su versión, asunto que fue desestimado por las investigaciones.

El caso de Luciano Villanueba sienta precedente en ser el primero -luego del retorno de la democracia- en el cual se formaliza a un carabinero por el delito de homicidio en la Justicia Ordinaria, ya que desde 1990 a la fecha, casi la totalidad de los casos de violencia policial habían sido investigados por la Justicia Militar, que tipificaba estos hechos como “violencia innecesaria con resultado de muerte”, y no como homicidios.

Protestas en el tribunal

Con el inicio del juicio, hasta el tribunal llegaron familiares de la víctima, estudiantes secundarios, la Agrupación de Víctimas de Violencia Policial y representantes de otras organizaciones, los que presenciaron los alegatos en la sala, así como también protestaron y desplegaron lienzos en las afueras del tribunal como una manera de manifestarse para exigir justicia para Luciano.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fuente: Medios

Cauquenesnet.cl