Eran las celebraciones de Fiestas Patrias del año 2013 cuando en la costera localidad de Curanipe un hombre perdió la vida producto de un atropellamiento. El conductor del vehículo, causante del fatal accidente, es hijo de un connotado político nacional, el que se arrancó del lugar y dejó a un par de amigos para mentir a la policía y dar pistas falsas del hecho. A casi un año y medio del suceso, lejos de haber verdadera justicia, el causante del hecho fue librado de toda culpa.

Las redes sociales han adquirido tan importante nivel de convocatoria en nuestro país, que para septiembre de 2013 un grupo de Facebook invitaba a celebrar las fiestas patrias en la localidad de Curanipe en la comuna de Pelluhue. La repercusión del evento fue tal, que fueron cerca de 500 jóvenes los que llegaron hasta este balneario, por lo que las autoridades se prepararon e incluso pidieron un aumento en la dotación policial, la que llegó recién pasadas las 10 de la mañana del 18 de septiembre. A esas alturas, lo peor ya había ocurrido.

Entre quienes adhirieron a este carrete “ABC1” estuvo el joven Martín Larraín Hurtado, estudiante de 24 años, hijo del ex senador y ex presidente de Renovación Nacional (RN), Carlos Larraín. El muchacho llegó a la localidad el martes 17 de septiembre en la tarde acompañado de un grupo de amigos, compartieron en una fonda y -según él mismo contó- a eso de las 19 horas se fueron del lugar.

Dónde continuó el carrete: no se sabe con certeza, sin embargo, cuando ya eran las seis de la madrugada del miércoles 18 de septiembre protagonizará un hecho que lo pondrá a él en el ojo del huracán y que cambiará por completo la vida de una humilde familia del sector.

El accidente

Hernán Canales Canales, perdió la vida en fatal accidente.
Hoy nadie es culpable de su muerte.

Mientras Larraín Hurtado conducía su ondero Jeep Toyota amarillo por la ruta M-80-N a la altura del cruce Quinta Chile, arrolló a un hombre de 39 años que –según la fiscalía- caminaba por la berma y –según apunta la defensa de Larraín- lo hacía “zigzagueando” por la pista en que iba el vehículo. El hombre era Hernán del Carmen Canales Canales, el que producto del impacto fue lanzado unos dieciséis metros más allá quedando incrustado en un cerco, perdiendo luego la vida a causa del desgraciado accidente.

Como es de suponer la desesperación se apoderó de Martín y sus amigos, dejando –según declaró a Carabineros- a sus tres acompañantes en el lugar. Se trataba de Sofía Gaete, Sebastián Edwards y Matías Villela. Ellos debían pedir ayuda, mientras que Larraín agarró su jeep y se fue. Unos 45 minutos después sólo Gaete y Edwards llegarán en colectivo hasta una unidad policial dando cuenta del accidente, pero señalando como culpable a del atropello a una camioneta blanca de doble cabinas.

Pese a las declaraciones de los amigos de Larraín, Carabineros descartó la versión puesto que en el lugar del accidente encontraron restos de un vehículo color amarillo. Las pistas no concordaban con la declaración de los jóvenes. Según consigna el diario La Tercera el chofer del taxi colectivo que transportó a los amigos habría declarado que Gaete y Edwars estaban bajo la influencia del alcohol.

La captura

Este el el jeep que manejaba Martín Larraín
la madrugada del 18 de septiembre de 2013

A las 14:30 horas del jueves 19 de septiembre, Larraín Hurtado es detenido en un control de rutina realizado por Carabineros en una de las salidas de Cauquenes. Los efectivos policiales notaron que rumbo a Santiago se dirigía un vehículo de color amarillo como el que se suponía había causado el fatal accidente en Curanipe y que presentaba daños en su parte delantera. Martín, entonces, reconoció su participación en el hecho y fue detenido.

El hijo del –en esa época- senador Carlos Larraín, incurrirá en una serie de contradicciones. A Carabineros dirá: “Al minuto del accidente mi velocidad era 50 a 60 kilómetros por hora. Al bajarme para ver al afectado que se encontraba enredado en la cerca lo vi totalmente desnudo, solo portando sus zapatos y los pantalones abajo”. Sin embargo, pese a esos dichos de Larraín, el informe del Servicio Médico Legal (SML) indicó que el cadáver mantenía puesta su ropa y los pantalones sujetos a un cinturón con hebilla.

Después ante el fiscal jefe de Cauquenes, Juan Pablo Pereira, el joven Larraín declarará que “en una curva arrolló a una persona que caminaba casi por el centro de la calzada, por la pista de circulación que me correspondía”, luego indica que se bajó del jeep y le habló a Canales. “Esta persona, emitía quejidos guturales. Fue tal el shock que nos pusimos a llamar a una ambulancia. Mi terror fue tal que me fui, dejando a dos amigos en el lugar”, aseveró.

Una semana después del accidente –y de manera voluntaria- dos personas llegan misteriosamente hasta la Fiscalía apoyando la versión de Larraín Hurtado, señalando que canales caminaba por el medio de la vía en estado de ebriedad, sugiriendo que ante esa situación era probable que terminara atropellado.

Larraín es formalizado

El viernes 20 de septiembre Martín Larraín Hurtado es formalizado por cuasi delito de homicidio y por no prestar auxilio a la víctima y huir del lugar. El Ministerio Público establecerá lo siguiente: “En un camino público en la comuna de Pelluhue, cuando en el cruce Quinta Chile con la ruta M-80-N, Martín Larraín ingresa al desarrollo de una curva, hacia la izquierda, continúa su desplazamiento de manera rectilínea y tangencial, ingresando con parte de su estructura a la berma, atropellando al peatón don Hernán del Carmen Canales Canales, quien fallece en el lugar, debido a un politraumatismo que le genera una anemia severa”.

Sofía Gaete y Sebastián Edwards, en tanto, fueron formalizados por obstrucción a la investigación.

Martín Larraín en Tribunal de Cauquenes.

Ante estos hechos, por medio de un comunicado de prensa, Carlos Larraín, ex senador RN, expresará lo vivido por su hijo de la siguiente forma: “El accidente fatal fue informado en la comisaría de Curanipe una hora después por quienes lo acompañaban en el vehículo y nuestro hijo concurrió más tarde voluntariamente a prestar declaración y colaborar con la investigación ante la comisaría de Cauquenes”.

El miércoles 2 de octubre, el abogado Gonzalo Bulnes, representando a la familia de la víctima presentó una querella por conducción en estado de ebriedad con resultado de muerte en contra de Martín Larraín Hurtado. El jurista argumentó que pese a la inexistencia de una alcoholemia debido a la fuga del lugar, existen tres testigos que vieron al primogénito del ex presidente de RN beber “abundante alcohol”. A lo que se suma el testimonio de una vecina del sector que el día del accidente -a eso de las 5:45 horas- al ir a buscar a una hija al terminal de Curanipe vio que el vehículo de Larraín permanecía en el lugar con las puertas abiertas, sin ocupantes y las luces apagadas.

Descubren negligencia en primera autopsia

El viernes 25 de octubre de 2013 a las 15:00 horas se realizó la exhumación del cadáver de Hernán Canales por orden del Fiscal de Cauquenes, Juan Pablo Pereira y por petición de la familia con el fin de establecer la mecánica del accidente. El proceso fue llevado a cabo por peritos del Servicio Médico Legal (SML) de Santiago.

Exhumación cuerpo de Hernán Canales.

La autopsia primaria indicó como causa de muerte de Canales, graves lesiones al pulmón y daños a la arteria aorta. Sin embargo y de acuerdo a la información que entregó la fiscalía del Maule, el nuevo informe reveló que las lesiones establecidas en el primer documento presentan incongruencias con el último peritaje.

A su vez, la fiscalía informó que se realizaría una investigación paralela en torno al Caso Larraín, luego que durante el segundo procedimiento de autopsia, se detectaron claras incongruencias entre las características del cadáver y su descripción expresada en el primer informe forense.

Días después, la Fiscalía de Cauquenes reformalizó a Martín Larraín, ahora por el delito de conducción en estado de ebriedad con resultado de muerte. El Ministerio Público pidió –además- formalizar al ex-funcionario del Servicio Médico Legal, Mario Peña y Lillo, que practicó la primera autopsia realizada al cuerpo de Canales, por falsificación de instrumento público.

El miércoles 10 de enero de 2014, el Tribunal de Chanco decidió acoger la solicitud de la familia de la víctima del fatal del accidente y formalizar a los dos acompañantes del hijo del senador Carlos Larraín, por entregar antecedentes falsos de lo ocurrido.

El 26 de marzo, la fiscalía cerró la investigación en contra de Martín Larraín en una audiencia que duró sólo 5 minutos en el Tribunal de Chanco.

Marisol Venegas, viuda de Canales:
Una semana después del accidente pedía explicaciones del hecho. 
Sin embargo, siete meses después retira la querella 
en contra de Larraín.
Se dice que la Familia Larraín Hurtado le pagó  $10 millones.

Un supuesto pago que lo cambió todo

El miércoles 10 de abril de 2014, a través de los medios de comunicación se conoció que Marisol Venegas, viuda de Hernán Canales y madre de su hija, habría recibido alrededor de 10 millones de pesos por parte de la familia Larraín Hurtado, a cambio de retirar la querella con la que se solicitaban siete años de cárcel efectiva para el autor del atropello. La mujer era la titular de la querella, pese a que hace más de una década que estaba distanciada de Canales.

El plazo era hasta el 24 de abril para presentar la acusación particular en contra de Larraín Hurtado. Sin embargo, dos semanas antes y a espaldas de su abogado –Gonzalo Bulnes- la viuda llegó hasta el Tribunal de Chanco y desistió

Victoria Hurtado Vicuña y Carlos Larraín Peña, padres de Martín.
Ella miembro del grupo Hurtado Vicuña, 
una de las familias más ricas de Chile, con presencia en
sectores financieros, inmobiliarios, telecomunicaciones 
y educación. Él, ex senador 
y ex presidente de Renovación Nacional.

de su condición de querellante. Sólo este accionar ya evitaría que el joven Martín cumpliese alguna pena en la cárcel. La familia Larraín Hurtado reconoció que un miembro de los suyos se reunió con la viuda de Canales para prestarle ayuda, aunque sin precisar quién fue y cuál fue esa ayuda o si hubo dinero de por medio.

Por otra parte, el 23 de abril, el Tribunal de Garantía de Chanco rechazó la solicitud interpuesta por los querellantes, a fin de incorporar como parte en el caso, a la madre de Hernán Canales. La decisión fue adoptada por el tribunal luego de considerar que no puede modificar resoluciones anteriores.

Primer juicio

El lunes 30 de junio de 2014 se inició el juicio y pese a la culpabilidad del imputado, se desestimó tipificar el delito como manejo en estado de ebriedad con resultado de muerte, ya que según los jueces los antecedentes probatorios no permitieron establecer dicha condición.

Es así como en la audiencia presidida por el magistrado Patricio Zúñiga Valenzuela e integrada también por Marcial Taborga Collao y Darina Contreras Calderón, se cotejó las pruebas y antecedentes entregados en el juicio, siendo la jueza Contreras la encargada de entregar el veredicto final, que resolvió declarar a Martín Larraín Hurtado como culpable de cuasi delito de homicidio.

El Tribunal desestimó –además- que el hijo del ex senador condujera en estado de ebriedad, arguyendo la falta de pruebas para establecer tal condición, y decidió absolver a Sofía Fernanda Gaete Ramírez y Sebastián Edwards Grez, de la acusación como autores de obstrucción a la investigación.

El viernes 18 de julio de 2014 –justo al mediodía- y sin la presencia del acusado Martín Larraín Hurtado y de su abogado, el Tribunal Oral en lo Penal de Cauquenes dio a conocer la sentencia, disponiendo una pena de 540 días de presidio, más la suspensión de su licencia de conducir en un plazo de dos años, todo lo anterior dentro del máximo que establece la ley para este tipo de ilícitos.

El fiscal jefe de Cauquenes a cargo de la investigación, Juan Pablo Pereira señaló que “nuestra tesis siempre fue el manejo en estado de ebriedad, no lo logramos acreditar por lo tanto no podemos estar satisfechos”.

El martes 29 de julio, la Fiscalía del Maule presenta el recurso de nulidad de la primera sentencia en contra de Larraín Hurtado y el martes 26 de agosto en la Corte de Apelaciones de Talca se llevan a cabo los alegatos de nulidad de la sentencia, acción que busca anular y repetir el juicio que sólo otorgó una pena remitida al causante de la muerte de Hernán Canales. El viernes 12 de septiembre se conoció la decisión de la instancia superior, que consideró apropiado anular el primer juicio.

Segundo juicio

A las 08:45 del martes 9 de diciembre de 2014,  el Tribunal Oral en lo Penal de Cauquenes, integrado por tres nuevos jueces provenientes desde Linares: Víctor Rojas, Claudia Mora y Mauricio Leyton, abrió el debate con el fin de escuchar los alegatos de apertura de todas las partes

El lunes 22 de diciembre, un día antes de conocerse el fallo, Martín Larraín declara que “fue un accidente imposible de evitar”. El martes 23, en la repetición del juicio el Tribunal Oral de Cauquenes se entregó un veredicto absolutorio a Martín Larraín Hurtado por el atropello con resultado de muerte en la persona de Hernán Canales. La Fiscalía maulina recibió con sorpresa esta determinación. Martín Larraín ya no tendría pena de presidio ni multa, tampoco suspensión de su licencia de conducir.

Martín Larraín acompañado de sus amigos:
Sofía Gaete y Sebastián Edwuards

El fiscal regional Mauricio Richards, destacó la incongruencia entre el primer y segundo juicio oral. “Un tribunal hace unos meses, escuchando las mismas pruebas, arribó a la convicción que sí se logró probar que en el atropello, en la muerte del señor Canales, había responsabilidad del señor Martín Larraín. Es muy sorprendente que frente a las mismas pruebas, tres jueces distintos desestimen principalmente el informe pericial de Carabineros”.

Pese a lo anterior, se condenó a Sofía Gaete y Sebastián Edwards (quienes fueron absueltos en el primer juicio) por el delito de obstrucción a la investigación al prestar testimonio falso para favorecer al conductor del jeep en el que ellos también se movilizaban, delito por el que se solicitó una pena de 300 días de prisión, sin embargo la condena fue de 61 días de presidio remitido por intachable conducta anterior, más una multa a beneficio fiscal por dos Unidades Tributarias Mensuales (UTM), equivalentes a poco más de 86 mil pesos.

Recurso de queja

El 8 de enero la Fiscalía del Maule presentó el recurso de queja en contra de los jueces que exculparon a Larraín Hurtado, la que fue declarada admisible la mañana del miércoles 14, por la Corte Talquina.

En una misiva dirigida al Tribunal de Alzada, los jueces rechazaron haber absuelto a Larraín basándose en “simples conjeturas” y  -paradójicamente- haciendo una conjetura sostuvieron: “Podemos concluir que implícita o explícitamente (los investigadores) habrían propiciado ante la opinión pública un trato contrario a su presunción de inocencia”. Finalmente echando mano a la ironía, hicieron suyo un calificativo que la fiscalía hace en la queja interpuesta en su contra, diciendo: “Alguien podría entender que esto no es más que una ‘torcida’ persecución penal”.

El martes 3 de febrero en la Corte de Apelaciones de Talca se efectuaron los alegatos por el recurso de queja presentado por la Fiscalía del Maule en contra de los jueces Víctor Rojas, Claudia Mora y Mauricio Leyton, que absolvieron a Martín Larraín Hurtado en segundo juicio.

El fiscal regional del Maule, Mauricio Richards, fue quien presentó dicho recurso de queja, argumentando que los jueces que llegaron desde Linares hasta el Tribunal Oral de Cauquenes para la repetición del juicio, incurrieron en anormalidades durante el procedimiento, argumentos respaldados por el abogado de la familia de la víctima, Gonzalo Bulnes.

El martes 17 del mismo mes, la Primera Sala de la Corte de Apelaciones de Talca rechazó el recurso de queja en contra de los jueces que absolvieron de toda responsabilidad a Martín Larraín en el atropello con resultado de muerte de Hernán Canales.

A tribunales internacionales

Juana Canales, madre de Hernán Canales,
 llora la muerte de su hijo.

Disconformes con la determinación de la Corte de Apelaciones de Talca la familia de Hernán Canales, representada por el abogado Gonzalo Bulnes, recurrirá a tribunales internacionales, denunciando la imposibilidad que tuvo Juana Canales, madre de Hernán Canales, para presentar las pruebas en el juicio.

“Aquí lo que tenemos no sólo es la violación al debido proceso por haberse excluido en forma ilegal a la luz de los tratados internacionales suscritos por Chile, de las víctimas como parte acusadora e impidiéndoles la posibilidad de presentar pruebas, sino que además cuando se debieron ejercer los recursos no se ejercieron todos los que estaban a mano y que el sistema interamericano permitía”, indicó el abogado Bulnes al diario “UChile”.

Gonzalo Bulnes, abogado de familia Canales.

Por otro lado, el diputado Guillermo Ceroni, el lunes 25 de febrero, también anunció la presentación ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de los antecedentes del caso. El diputado Ceroni, quien es miembro de la comisión de Constitución, legislación y justicia de la Cámara Baja, sostuvo que hay jueces que no se fijan tanto en hacer una real justicia, sino que se fijan mucho en lo formal”.

Aunque al parecer aun faltan líneas para escribir el final de esta oscura historia, lo lamentable es que ante los ojos de la opinión pública el actuar del sistema judicial chileno hasta ahora sólo genera desconfianza y un aumento en la sensación que la justicia no es igual para todos en nuestro país. En el denominado “Caso Larraín” un hombre perdió la vida, sin embargo, su muerte no tiene culpables.

Por: Patricio Alexis Díaz E.