El martes 25 de noviembre la Cámara de Diputados aprobó el reajuste salarial de un 6% para los trabajadores públicos, pero rechazó excluir de este aumento a los diputados, senadores, ministros de Estado y a la Presidenta.

Al respecto, el jefe de senadores UDI, Hernán Larraín dijo que se trata de un reajuste “pichiruchi”, pero que por una “cuestión de responsabilidad” lo van a aprobar igual, porque “les causaría un daño mayor a los empleados públicos si se rechazara”.

“No podemos dejar de decir que este reajuste es un reajuste pichiruchi, sólo aumenta en términos reales un 0,3%, mientras que durante el gobierno de Sebastián Piñera, en promedio estos aumentaron anualmente en un 2,3%, es decir, siete veces más. Lo que sorprende es que en ese entonces, la CUT, los parlamentarios de la Concertación criticaban a la administración anterior por un reajuste muy superior al que hoy día se está dando, y sin embargo ahora actúan como corderitos aprobando lo que el Gobierno diga. Me parece que ese doble estándar está perjudicando a los trabajadores”.

También dijo que es partidario que los sueldos de las altas autoridades del  sector público, “que ganan sueldos muy elevados, debieran reducirse”.

Larraín aseguró que es partidario de resolver el tema, pero no a través de la ley de reajuste o de un cambio tributario, porque se trata de “mecanismos parciales”.

“Yo he sido partidario que los sueldos del sector público, considerando presidencia,  ministerios, parlamentarios, ministros del Poder Judicial y otros altos funcionarios que ganan sueldos muy elevados, debieran reducirse”.

Aseguró que estaría disponible para rebajar  en un 15% los sueldos de estas altas autoridades.
“Lo que tenemos que cambiar es la escala de sueldos de los altos funcionarios públicos. Los sueldos de los parlamentarios, como dice la Constitución,  son equivalentes a los de un ministro, entonces tratemos de pensar la estructura de los sueldos altos. Yo hablo de sueldos que superen los 5 millones de pesos brutos. Todos esos debieran tener una escala que pudiera ir de un 10% al  20 % de reducción proporcional en una nueva estructura de los sueldos de estos altos funcionarios del Estado”, expresó.

Por: Juan Carlos Espinoza