En compañía de autoridades, colaboradores, familiares y amigos, se festejó el aniversario del Hogar Familiar Juan Pablo II. 

Con una ambiente de fiesta se abrieron las puertas de la residencia Hogar Familiar Juan Pablo II de Cauquenes para recibir a la comunidad y festejar junto a ellos un año más de existencia. En la actividad se presentaron los niños con vestimentas y bailes típicos del territorio nacional, acompañados por la seremi de Justicia, María Luisa Vallejos y la directora regional del Servicio Nacional de Menores (Sename), Ana Cecilia Retamal.

Hace 21 años la Fundación Consejo de Defensa del niño (Codeni) firmó convenio con el Sename, dando vida a esta residencia que tiene cobertura regional y 40 plazas. La atención profesional que brinda incluye a niños y adolescentes gravemente vulnerados, con capacidades intelectuales distintas en los rangos leves y moderados.

Esta residencia tiene características muy peculiares: se trabaja en terreno con los niños, en talleres terapéuticos de cultivos de verduras, crianza de cerdos, gallinas y corderos, integrando a la comunidad cauquenina en sus actividades diarias.

Respecto a esto, la seremi de Justicia, María Luisa Vallejos, señaló que: “Se ve y se palpa la labor con los niños, se nota la función educativa y terapéutica con su granja agrícola y la calidez de sus funcionarios hacia los niños; eso es lo que pretende nuestra Presidenta Michelle Bachelet, mejorar la calidad de vida de los niños, que es la población más vulnerable del país”.

Por su parte, la directora regional del Sename destacó que: “Para nosotros es muy reconfortante estar aquí. Esta es una residencia que reúne varias de las características que queremos propender a todas las residencias de nuestra región: es inclusiva, tiene trabajo en terreno con los niños, se abre a la comunidad. Son 21 años de compromiso, responsabilidad y amor por nuestros niños”.

Ignacio Silva, coordinador de proyectos de Codeni, señaló que: “Esta es una instancia muy importante, en términos no solamente de los niños, sino de la sociedad civil en su conjunto. La importancia que tiene esto es que las residencias abran las puertas a la comunidad, que todos nos podamos sentir parte y nos comprometamos con esta noble causa”.

En su presentación, los niños estuvieron acompañados por el conjunto folclórico musical “Siembra Nueva”, los que animaron con entretenidas cuecas a los asistentes.


Por: Marta González Letelier