Pese a la culpabilidad del imputado, se desestimó tipificar el delito como manejo en estado de ebriedad con resultado de muerte, ya que según los jueces los antecedentes probatorios no permitieron establecer dicha condición. Además, el tribunal absolvió a los amigos del hijo del ex senador Carlos Larraín (RN), por obstrucción a la justicia, pese a que mintieron y dieron pistas falsas la noche del mortal accidente.

Finalmente hoy (viernes) y luego de dos semanas de alegatos, por el que desfilaron una veintena de testigos, la sala única del Tribunal Oral en lo Penal de Cauquenes entregó su veredicto en el caso del atropello de Hernán Canales Canales, ocurrido la madrugada del 18 de septiembre de 2013 en la localidad de Curanipe, comuna de Pelluhue, y cuyo autor sería Martín Larraín Hurtado.

Este el el Jeep Toyota, modelo Land Cruiser, conducido por
Martín Larraín y con el cual atropelló a Hernán Canales.

Es así como en audiencia presidida por el magistrado Patricio Zúñiga Valenzuela e integrada también por Marcial Taborga Collao y Darina Contreras Calderón, se cotejó las pruebas y antecedentes entregados en el juicio, siendo la jueza Contreras la encargada de entregar el veredicto final, que resolvió declarar a Martín Larraín Hurtado como culpable de cuasi delito de homicidio.

Sin embargo, en el punto cuarto del veredicto el Tribunal desestimó que el hijo del ex senador y ex presidente de RN, Carlos Larraín, condujera en estado de ebriedad, arguyendo la falta de pruebas para establecer tal condición.

Sofía Gaete y Sebastián Edwards estaban junto a Larraín al
momento del accidente. Ellos mintieron y dieron pistas falsas
para desviar investigación.

“De la prueba presentada por el ente persecutor no es posible establecer indicios de la ingesta de alcohol del imputado en las horas previas y cercana a la hora de atropello de la víctima puesto que no se allegó antecedente alguno del cual colegirlo. De esta manera, la sola huida o abandono del lugar del accidente, por si sola, no ha resultado apta para llegar a establecer la conducción en estado de ebriedad por parte del encartado”, señala el veredicto.

A su vez, el tribunal cauquenino decidió absolver a Sofía Fernanda Gaete Ramírez y Sebastián Edwards Grez, -quienes acompañaban a Larraín al momento del accidente- de la acusación de autores de obstrucción a la investigación, pese a que éstos mintieron y dieron pistas falsas a la policía para encubrir a su amigo.

Verdad jurídica
Los jueces dieron por establecido que el imputado conducía
de madrugada su jeep, por la ruta M-80-N, y que al enfrentar una curva,
cercana al cruce con Quinta Chile, perdió el control del móvil,
saliéndose de su pista de circulación e ingresando a la berma,
donde arrolló a Hernán Canales Canales, provocándole la muerte por
politraumatismo. Tras el atropello, Larraín Hurtado huyó del lugar,
sin prestar ayuda a la víctima ni dar cuenta de lo ocurrido.

“Es un hecho cierto y probado que dichos imputados concurrieron al retén de Carabineros de Curanipe, involucrando en el atropello de la víctima a una camioneta blanca doble cabina, pese a que tenían pleno conocimiento que quien había atropellado, con su jeep Toyota, al Sr. Canales era Martín Larraín Hurtado, puesto que fueron testigos presenciales de estos hechos. Asimismo, se encuentra establecido que, habiéndose recibido dicha información, personal de la SIP se avocó a la búsqueda hasta cerca de las 14:00 horas del día 18 (de septiembre) sin resultado alguno”, consigna el veredicto.

La resolución de los magistrados, además, indica: “Resulta absolutamente reprochable, ética y moralmente, la conducta asumida por los referidos imputados (Gaete y Edwards) […] no es menos cierto que para la configuración del delito se requiere además que dicha aportación de los datos falsos conduzca a que el Ministerio Público realice u omita antecedentes de la investigación”.

Hernán del Carmen Canales Canales es el nombre de
la víctima fatal, arrollado por de Martín Larraín Hurtado
la madrugada del 18 de septiembre de 2013.

El resquicio en lo antes señalado sería, a que a pesar que el Ministerio Público ordenó la búsqueda de la inexistente “camioneta blanca doble cabina” señalada por los amigos de Larraín, el funcionario policial que tomó la orden de tal diligencia por parte del Fiscal omitió registrarla, dejando registro sólo de las otras instrucciones, lo que generó “dudas” en los jueces, los que finalmente indicarán en el veredicto que “no se pudo, lógica y razonablemente, tener por establecido el delito de obstrucción a la investigación tipificado en el artículo 269 bis del Código Penal”.

Finalmente, el veredicto condena al acusado Martín José Larraín Hurtado “en calidad de autor del Cuasi Delito de Homicidio en la persona de Hernán del Carmen Canales Canales”, agregando que los demás fundamentos y análisis de las pruebas rendidas se explicitarán en la sentencia definitiva, fallo que será redactado por la jueza Darina Calderón y que será comunicado el viernes 18 de julio al mediodía.

Por: Patricio Alexis Díaz E.