Miles de personas repletaron las playas de Pelluhue y Curanipe el martes pasado para recibir el 2008 presenciando los fuegos artificiales, ofrecidos por el municipio local, que ya se han transformado en toda una tradición de año nuevo.

Los habitantes de la comuna costera y una inmensa multitud de visitantes pudieron disfrutar de un espectáculo pirotécnico que se extendió por cerca de 30 minutos y que se robó absolutamente la película en estas fiestas de fin de año opacando, sin duda, al resto de la provincia. De esta forma, cerca de 390 baladas de diferentes pulgadas, 64 tiros de efecto cometa y 20 bombas multicolor de distinto calibre pusieron espectacularidad, magia y color a los primeros minutos del 2008.

En forma paralela los miles de espectadores comenzaron a agitar sus copas con champaña y a repartir los abrazos respectivos augurándose los mejores deseos para el año que comenzaba. Así se coronaba una nueva fiesta organizada por el municipio de Pelluhue, con la que además se da el puntapié inicial a la intensa movida veraniega que desde hace unos años lidera Pelluhue en Maule Sur.

Luego de los fuegos pirotécnicos muchos de los espectadores que pagaron una cena en los distintos restaurantes, residenciales y hosterías disfrutaron de un animoso baile, mientras que los jóvenes concurrieron masivamente a las discotecas instaladas al ingreso de la ciudad costera.

Con el correr de las horas la resaca de la intensa noche de carrete y jolgorio, fue pasada disfrutando del sol y las playas de la zona.
Cauquenes.tk
Foto: Archivo