A pesar del intenso trabajo desplegado por los efectivos de la policía de Investigaciones de esta ciudad, este fin de semana no hubo resultados positivos en la búsqueda de los cuerpos de la esposa e hija del hombre sindicado como autor del asesinato de su primogénito en Liucura, 12 kilómetros al sur de Cauquenes.

El imputado y detenido, Manuel Peña Landeros, que en julio de 2006 habría dado muerte a su hijo Andrés Peña (30) y luego lo sepultó en el mismo patio del fundo en que residían. Según lo que sse conoce, no ha dado declaración alguna en que diga saber del paradero de su mujer e hija, que al momento de desaparecer tenía dos meses de vida y de eso, hace ya 20 años.

Precisamente fue ese mutismo y el escaso resultado que tuvo la búsqueda de los familiares vía canales formales como registro civil, educacional o de salud, es que el Ministerio Público con el apoyo de la Policía de Investigaciones dio luz verde a la búsqueda de algún indicio del paradero de ambas mujeres, en el mismo lugar donde se encontraron las osamentas de Andrés Peña.

Y si bien la búsqueda ha dado nulos resultados hasta el momento, el radio de acción de la policía se amplió más allá del Fundo La Piedra, en otra parcela distante unos 500 metros del lugar donde se encontró el cadaver, propiedad que también habría sido del imputado y que habría vendido en la década del 80.

RG/CQTK/prensa
Foto: El Centro