Un cargamento de 1.920 botellas de vinos orgánicos, elaborados por productores cauqueninos ya partieron al exigente mercado europeo. El primer país al que llegarán los vinos orgánicos de Cauquenes será Suiza.

Luego de tres años de manejo orgánico de los viñedos, para lograr la certificación necesaria para el mercado europeo, en el año 2005 se elaboraron 15 tipos de vinos a partir de cepas cabernet sauvignon y país. Detrás de tamaño esfuerzo, está un grupo de siete pequeños productores de uvas cauqueninos, quienes comprendieron que era posible hacer productos de calidad de forma ecológica.
De esta forma y con el apoyo permanente de los profesionales del Centro Regional de Investigación INIA Raihuen, los que colaboraron en todo el proceso vinicultor, vale decir, el manejo de viñedos, vinificación e incluso en la definición del negocio con Suiza.
Patricio Arce, Gerente de Terra Orgánica, señaló: “El año 2005 tuvimos la oportunidad de ir a Suiza, llevamos muestras de todos los vinos, aproximadamente se hicieron como 12 muestras y en una mesa donde participaron investigadores de Suiza, importadores y especialistas en el tema. Ellos decidieron y definieron cuál era el producto que más les gustaba y con esa información nos pusimos a trabajar acá. Yo digo nos pusimos, pero se puso el enólogo evidentemente, y gracias a Dios tenemos hoy día un negocio concreto, un negocio de dos mil botellas de vino”.
Es así como a mediados de mayo de de este año y por intermedio del Gobierno Suizo, se enviaron las primeras muestras de vinos, con el fin que el importador interesado seleccionara las cantidades y tipo de productos requeridos. Y al rededor de dos meses después, se envió la primera partida de vinos orgánicos a Suiza, adquirida por un empresario de ese país especialista en vino chileno, Roger Magg.
La carga de vino orgánico cauquenino será colocado en ferias internacionales y en establecimientos “boutique”, y consiste en 140 cajas de una docena de botellas cada una. Del pedido, 600 botellas pertenecen a vino cabernet sauvignon Varietal, otras 1.080 botellas de vino país reserva y 240 botellas de cabernet reserva.
Productores que fueron aprendiendo con el proceso
Para los siete pequeños productores de uvas que participan de esta innovadora experiencia y que han sido apoyados por el Ministerio de Agricultura, a través de su Instituto de Innovación Agropecuaria (INIA), esto es “un sueño”.
“Es una oportunidad con la que siempre hemos soñado de lograr ser productores y elaboradores de nuestros vinos, tener la posibilidad cierta de comercializarlo y que mejor que en el mercado internacional. Hoy en día tenemos los mercados suizos y tenemos también una propuesta de Alemania, entonces para nosotros esto nos abre las puertas y nos estimula a seguir creciendo y también incorporar en el futuro a otros productores que quieran participar de este tipo de agricultura, la agricultura ecológica que –yo creo que en el tiempo- es mucho más sostenible que la agricultura tradicional”, cuenta Alejandro Fuentes, uno de los productores involucrados en el proyecto.
La Factura 000001
A mediados de semana como una forma simbólica de concretar el negocio, los pequeños productores artífices de la iniciativa, acompañados por el Seremi de Agricultura, Jorge Gándara; la Gobernadora de Cauquenes, Angélica Sáez y el director regional de INIA Raihuen, Víctor Valencia, se reunieron con su primer cliente, el empresario suizo Roger Magg.

En la ocasión se compartieron experiencias, se hizo una degustación de las nuevas cosechas, se presentó la etiqueta con la que se comercializará el producto en Suiza, que destaca por su elegancia y sus letras color cobre que busca imprimirle una identidad chilena.
El encuentro finalizó con un almuerzo de camaradería entre todos los presentes en el evento. Por su parte, el empresario suizo, Roger Magg -quién además es casado con una chilena- dijo estar contento con su visita y no se cerró a la posibilidad de seguir estrechando lazos con estos productores, en un futuro próximo, pues confesó que lo que más le interesa es la calidad de los productos, a lo que le da prioridad número uno.

Por otra parte, del vino de 2007 indicó que “es un vino súper básico aquí, joven, súper básico, súper bien…”, rematando que existe “100%” de posibilidad de nuevos negocios.
CQTK / RG