Los Tribunales de Justicia, en mayo pasado absolvieron a Patricio Tombolini, ex subsecretario de Transportes del Gobierno del ex presidente Ricardo Lagos, por el caso “Coimas” que lo vinculaba a la venta de revisiones técnicas falsas en Rancagua. Tombolini debió estar en la cárcel, fue juzgado públicamente, le tiraron monedas, escupitajos y hasta tuvo que soportar los insultos del hombre del cartel.

En la actualidad el militante del Partido Radical Social Demócrata (PRSD), lejos de alejarse de la Política producto de todo lo que a él le ha acontecido, arremete con más fuerza para hacerse de la presidencia de su partido. En entrevista con la Red Géminis Patricio Tombolini, habló de sus intenciones de tomar las riendas del radicalismo, la relación del partido con el Gobierno y su relación con el ex presidente Lagos.

-¿Qué lo motivó a lanzar esta candidatura presidencia?
– Las elecciones del Partido Radical son el próximo 18 de septiembre y en los últimos 30 días hubo expectativas en torno a qué es lo que vamos a hacer. Estas expectativas tienen que ver con la percepción de los militantes radicales en que hay problemas de conducción, que están afectando el desarrollo del Partido Radical.

– ¿Cómo califica la gestión de José Antonio Gómez?
– Yo creo que siempre es posible hacer más, creo que acá hubo un desajuste entre las expectativas de los militantes del partido y lo que terminó en realidad ocurriendo. Yo creo que se ha hecho un esfuerzo, pero no el que todos hubiésemos querido, con un Partido Radical que tiene 10 parlamentarios que le permiten hacer mayoría al Gobierno, evidentemente podríamos haber tenido un injerencia mucho mayor en los asuntos de nuestro país.

– ¿Se siguen sintiendo el hermano pobre de la concertación, que no se les consulta, ni considera en las grandes decisiones?
Creo que poco a poco eso ha ido cambiando, sin embargo, este no es un tema de decir como se siente, sino cómo va a cambiar las cosas, yo creo que el Partido radical tiene mucho que decir y hacer por lo chilenos. El PRSD tiene una larga tradición de defensa de los derechos de las personas. Particularmente cuando vivimos un periodo de tiempo en que la incertidumbre es el signo con que las personas despiertan todas las mañanas, evidentemente que un partido mucho más activo puede estar en condiciones de hacer muchas más cosas.

– ¿Cómo calificaría la relación actual de su partido con el Gobierno?
– Aceptable, evidente mente muchas veces hay desajustes, pero forma parte de lo que ocurre cuando se camina en un largo sentido, a veces estamos de acuerdo, otras veces un poquito en desacuerdo, pero al final lo que importa es siempre entregarle un apoyo significativo a la presidenta Bachelet.

– Usted fue duramente criticado por el caso coimas, incluso hubo quienes quisieron desterrarlo de su partido, ¿Hoy vive un nuevo aire?
– Mire, este es el reencuentro de la verdad con la justicia. Yo siempre dije la verdad y lo que faltó aquí fue que la justicia se reencontrara con ella y eso ocurrió con un fallo, de hace ya 90 días, de la corte suprema, donde dijeron en definitiva: Mire Tombolini siempre ha dicho la verdad y no ha cometido ningún delito. Lamentablemente en un país como Chile donde acostumbramos a prejuzgar anticipadamente, donde acostumbramos a creer que las personas sí son culpables, obviamente eso me provocó un daño demasiado importante en mi vida. pero como ya he dicho eso ya pasó, la verdad se impuso, costó, pero se impuso y fallaron las instituciones, falló la prensa que le creyó a un delincuente como Filippi y lo que hoy cabe es mirar el futuro, porque fue una época de mucho dolor, de mucho sufrimiento, particularmente con mi familia, pero eso nos hizo más fuertes, somos una mejor familia y mejores seres humanos.

– Usted señaló en un medio nacional que el famoso “Caiga quien Caiga” de Lagos lo perjudicó en este caso…
– Pero evidente, con esa frase lo que se hizo fue anticipar un juicio. Acá no se esperó la pronunciación de los Tribunales de Justicia, no se habló de la presunción de inocencia, no se habló del debido proceso y eso contribuyó evidentemente a mi juzgamiento en una plaza pública. Lo pero que puede ocurrir en un país moderno del siglo XXI es que los inocentes no sean protegidos y a mi se me violaron mis derechos humanos, se me violó mi honra, se me violó mi honor.

– ¿Cree que el ex presidente Lagos se equivocó en ese aspecto?
– Creo que él anticipó un juicio, quiso hablar desde la estatura moral, sin embargo le faltó agregar la otra parte de la historia; esperemos que hablen las instituciones, esperemos que hable la justicia. La justicia habló y yo soy inocente.

-¿Usted sintió algún tipo de respaldo de Lagos mientras fue cuestionado públicamente?
– Cuando ocurren estos hechos la obligación de los presidentes de la república, es no intervenir en las esferas de decisión del poder judicial. El Gobierno a uno no le debe entregar ni apoyo, ni respaldo. Lo que aquí se debe perseguir es encontrar la verdad y hacer todo el esfuerzo porque la verdad se imponga, en el caso mío la verdad se impuso; pero quienes me prejuzgaron y asumieron la condición que yo era culpable, aún no han dado una explicación del grave y tremendo error que cometieron, al comprometer el honor de un inocente.

– ¿Cuál es su actual relación con Ricardo Lagos?
– No tengo ninguna, desde que yo dejé el Gobierno, no he vuelto a tener ninguna relación con el presidente Lagos.

– ¿No le dio ningún telefonazo cuando los tribunales determinaron que usted estaba libre de polvo y paja?
– A ver, de mucha gente sí, pero del ex presidente Lagos no, porque yo no soy amigo, ni pertenezco a su círculo íntimo, no había ninguna razón para que él me llamara.

– Pero usted colaboró en su Gobierno…
– A ver, yo soy un militante del Partido Radical, soy un militante de la Concertación y el Partido radical me puso a disposición de lo que pudiera necesitar el Presidente de la República y yo participé con entusiasmo, con ganas y tratando de hacer bien las cosas mientras estuve en el Gobierno. Me importaba mucho que al Gobierno le fuera bien, porque si le iba bien al Gobierno, le iba bien al país, le iba bien a los chilenos y le iba bien a la Concertación.

– Señor Tombolini, ¿Cómo cree le irá en las urnas para las elecciones de su partido?
– Yo voy a ganar, porque los radicales todavía tienen esperanzas de que hagamos un cambio, que aun en el partido no se ha producido, que seamos capaces de construir un proyecto colectivo, donde deje de tener la influencia principal los intereses personales de los dirigentes y eso es lo que los radicales estamos esperando.

Patricio Alexis Díaz, Radio Red Géminis
Foto: Diario de Aysén