¿Y? En el aniversario de la ciudad se anunció la construcción de un nuevo edificio para el dispensario local. Pero no se ha sabido nada de esa noticia que causó alegría en la población.

El Hospital San Juan de Dios de Cauquenes fue fundado en 1857. En enero de 1886 se hicieron cargo del sanatorio las religiosas de la Caridad Cristiana. En 1939 el edificio se desplomó a raíz del terremoto de Chillán.Gabriel González Videla (1947), inauguró el actual edificio de 146 camas, las mismas que hoy albergan a los usuarios de ese establecimiento de salud pública, de esto hace 60 años.

Desde entonces hasta la fecha las necesidades de la población han aumentado. Sin embargo, el dispensario, pese algunos esporádicos avances tecnológicos, no resuelve problemas de fondo. Tal es así que hasta el sistema de telemedicina no funciona, cuyo logro fue en un momento piloto en la región y el país.Los antecedentes demográficos dicen que la población total, ruralidad y densidad poblacional que gravita alrededor de ese centro de salud -en la provincia- respecto a su ruralidad llega a los 17.954 habitantes; 30,6% promedio. Su capital Cauquenes, exhibe el 25,3%. La comuna de Pelluhue, con sus 3.472 habitantes, llega al 60,6%. Y, es más: los indigentes, superan 10,3%; mientras que los pobres marcan el 32,2%.

La red provincial tiene dos hospitales: Cauquenes y Chanco, este último a medio morir saltando. Hay 21 postas de salud rural y 11 estaciones médicas rurales, según antecedentes de abril 2006.

¿En qué quedamos?

Las cifras dicen todo. La muestra es clara. Los pobladores de la zona -en su mayoría Fonasa- recurren a sus centros de salud, quienes ofrecen sus servicios que están al alcance de la mano, debido a la escasez de recursos tecnológicos. De ahí, que en la mayoría de los casos, los pacientes son derivados a Talca o Linares. La ruta Los Conquistadores se ha transformado en un verdadero pasillo uniendo de ese modo, a los hospitales citados. Muchos mueren en las ambulancias.

De ahí que la noticia difundida a todo dar, nacida a raíz de la crisis del Hospital Regional, en cuyo momento salió la idea de edificar nuevos hospitales en el territorio maulino, para desahogarlo con mayores recursos especializados.Entre los nominados, apareció el San Juan de Dios de Cauquenes, cuya noticia alentó hasta los enfermos terminales.

Sin embargo, la selva de los anuncios, como en otras oportunidades, hasta ahora, al parecer, se los ha llevado la escasa agua que llevan los ríos en este invierno. Nadie se ha referido sobre el tema. Los cauqueninos, como Condorito, exigimos una explicación.

La Prensa