Sendos proyectos para “tecnologizar” la producción vinícola y ganadera en las regiones VII y X respectivamente implementan el Gobierno Suizo y el Instituto de Investigaciones Agrarias (Inia), entidad dependiente del Ministerio de Agricultura.

En ambos proyectos se pretende incorporar los protocolos de certificación suizos de producción orgánica para cautelar la salud de la población y mejorar los retornos de los pequeños y medianos productores.

El proyecto de ganadería bovina –que se realiza en el Centro Experimental Butalcura, ubicado Chiloé y se ejecuta en las comunas de Ancud y Chonchi- tiene por objetivo generar información técnico-económica, a fin de adaptar la ganadería de la zona a la producción orgánica y sentar las bases técnicas para la diferenciación futura de productos lácteos derivados con mayor valor agregado.

El proyecto de manejo y producción de viñas –que se desarrolla en el Centro Experimental Cauquenes, VII Región- se enfoca en el diseño de estrategias para mejorar la condición socioeconómica de los medianos y pequeños agricultores del sector, quienes agregaron valor a sus parronales introduciendo cambios en el sistema productivo con un énfasis fundamental en la elaboración de vino orgánico para los consumidores suizos, pero también pensando en el resto de Europa, en Estados Unidos y Japón.

El programa contempla la producción orgánica de uvas para vino, que incluye variedades finas como el cabernet sauvignon y además, producir vinos reserva y premium, cuyo valor comercial supera los US$5, cuya primera producción (botellas etiquetadas y dispuestas para su comercialización) podría estar lista en 2006.

Diario Financiero