Convencional Fernando Salinas: «Necesitamos impregnar a toda la Constitución con un paradigma ecológico y que la naturaleza sea sujeta de derecho»

Con el inicio de la discusión de fondo de la Nueva Constitución, los convencionales se encuentran entregando su discurso inaugural. Este jueves fue el turno de Fernando Salinas, que en su intervención resaltó la importancia impregnar a la carta fundamental del paradigma ecológica y que se establezca a la naturaleza como sujeta de derecho.

Con un “afectuoso saludo a mi querido Maule Sur”; Fernando Salinas Manfredini constituyente por el distrito 18, comenzó discurso inaugural de la Convención Constitucional respecto a la redacción de la nueva Constitución, junto con profunda mirada a la ecología, al pasado, presente y futuro de la sociedad. Ante la cual, hace un llamado a la evolución de nuestro ser interno y aceptar que tenemos un deber ético con todos los seres no humanos; las presentes y futuras generaciones.

En el marco del término de la elaboración del reglamento interno de la Convención Constituyente, comienza la segunda etapa y crucial que tiene que ver con la redacción de la nueva Constitución Política del país. Por lo cual, cada constituyente realiza un discurso inaugural en el hemiciclo del ex Congreso. De esta manera, fue el turno del constituyente por el distrito 18 Maule Sur; Fernando Salinas Manfredini, que realizó un potente discurso con una mirada eco-social, que incluya en la nueva Carta Magna un paradigma ecológico, para así; evitar el punto de no retorno en nuestro país y sirva de ejemplo al resto del mundo.

A continuación, la transcripción íntegra de su mensaje:

<< Buenas tardes a todas todos y todes, un afectuoso saludo a mi querido Maule Sur, si estamos aquí y ahora, fue porque los jóvenes saltaron los torniquetes, luego emergieron los sueños, los pueblos y los territorios se manifestaron, sin lideres, espontáneamente, sin disparar una sola bala; nos debemos a eso y tenemos que asumirlo con la participación de los pueblos. Tenemos que establecer las normas constitucionales que deben permitirle a los pueblos alcanzar el buen vivir; son muchas las deudas sociales culturales y reparaciones con las naciones originarias que están pendientes y también se está gestando aceleradamente una nueva deuda, la justicia climática. Ya lo sabemos, la situación climática es alarmante y si no hacemos un cambio profundo en nuestra forma de producir y consumir no tenemos futuro y no es a fines de siglo como se creía antes, a partir del año 2030 en cualquier momento podríamos traspasar el punto de no retorno. Como es una situación objetivamente grave, no podemos abstraernos a ella, tenemos la oportunidad de redactar la primera Constitución, justo en el momento que la ciencia confirma que la crisis climática es originada por la acción humana, en nuestro país; sus efectos ya se están produciendo, más de un millón de personas no tiene acceso al agua y esta cifra seguirá creciendo.

Si no nos desprendemos de la visión antropocéntrica, es decir; centrada solo en el humane, seguiremos devastando la naturaleza como si fuera un objeto externo, porque solo la valoramos porque nos proporciona lo que requerimos para vivir; tenemos que asumir que el humano no esta ni fuera ni menos sobre la naturaleza, el humano es parte de la naturaleza, no podemos vivir sin ella, somos naturaleza; pero su solo reconocimiento no basta, es necesario impregnar a toda la constitución con este paradigma ecológico, no hay otra opción. Ya desde el año 1992 a partir de la convención marco de la ONU para el cambio climático, se han propuesto sólo soluciones dentro del sistema político económico, incluso validando al mercado para iniciativas tan perversas como los bonos de carbono.

Después de 40 años, a luz de los resultados, esta visión ha fracasado rotundamente y nuestro país fue un verdadero laboratorio del neoliberalismo; fuimos los primeros en instalar este sistema y lo proyectamos a todo el mundo con el constructo político de Margaret Thatcher. En la que se inicio una etapa en la que solo se valorizo al mercado y el indiauvidalismo. Y como consecuencia de ello, se ha destruido el tejido social y se ha depredado la naturaleza, priorizando los fines económicos de las grandes corporaciones. Y esto debe hacer reflexionar a nuestro país, sobre su rol histórico. Aquí en Chile, en la cuna del neoliberalismo este se esta comenzando a derrumbar por la acción de los pueblos, no por la institucionalidad política. Y debe emerger un nuevo sistema biocentreico exocéntrico y eco social, que restaure el daño causado y se prepare para el incierto futuro que vendrá.

Por ello es imprescindible establecer que la naturaleza sea sujeto de derechos y reconocer que el humano no está separado de ella. Debemos evolucionar nuestro ser interno y aceptar que tenemos un deber ético con todos los seres no humanos que habitan nuestro planeta. Y con nuestras futuras generaciones incluidos los niños y jóvenes de hoy.

Única solución eco constitución¡¡ >>

Por: Christian Robles

El viernes 15 de octubre Fernando salinas conversó con Cauquenesnet.cl y entregó ciertos lineamientos que defenderá en la discusión del fondo de la Nueva Constitución.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: