Brasil venció 3-0 a Chile en un partido dramático en que terminó pagando caro los errores que cometió en estas clasificatorias.

En un comienzo Chile se vio anulado en sus intentos de ataque. Los pupilos de Tite fueron férreos y precisos en sus marcas en defensa e incluso estuvieron cerca de anotar al minuto 2, luego que Bravo lograra a duras penas anticipar un centro de los locales. De igual modo, Renato Augusto remató de media distancia muy cerca del pórtico chileno a los 7′.

La “Roja” aguantaba e intentaba acomodarse en el cotejo. Los “verdeamarelhos” eran rápidos y efectivos en sus proyecciones, mientras que los rojos apelaban a retroceder sus líneas y buscar alguna ocasión de contragolpe. En ese aspecto, Valdivia y Hernández fueron piezas claves al buscar mantener el balón en momentos en que los de Pizzi construían juego.

Los nacionales buscaban, pero no marcaban diferencia en los últimos metros, pese a que Sánchez y Valdivia se mostraban muy activos. Por su parte, los locales eran incisivos e imponentes en sus ataques al mando de Neymar y Gabriel Jesús, ante una zaga chilena que tuvo que doblegar esfuerzos para contrarrestarlos. Incluso el tocopillano fue un elemento importante en el planteamiento táctico, colaborando en defensa cada vez que podía.

A los 38′ Gabriel Jesús casi logra abrir el marcador, luego de cabecear tras un centro al área (superando a los defensas visitantes), pero rápidamente Bravo pudo tapar el disparo. Sin duda, la chance más clara de todo el primer tiempo y una muestra importante de que en este duelo, la “Roja” no podía darse el lujo de cometer ninguna clase de error.

En la segunda mitad, el elenco de Pizzi sufrió la baja de Charles Aránguiz quien se resintió de sus problemas físicos, y fue reemplazado por Erick Pulgar. Una ausencia que afectó mucho en el funcionamiento de Chile, que se vio mucho menos efectivo en sus marcas. Y en ese contexto, se instaló la sorpresa en cancha a los 56′, luego que en un tiro libre de Dani Alves, Bravo dio rebote y Paulinho remató de primera para el 1-0.

Por su parte, la escuadra local volvió a anotar al minuto siguiente, en un contragolpe letal, en que los “verdeamarelhos” lograron llegar con Neymar, quien se la cedió en el área a Gabriel Jesús para que rematara solo. 2-0 para Brasil.

Los dos tantos brasileños fueron un golpe de nocaut para Chile, que se volvió impreciso e inofensivo en sus ataques, mientras que en defensa se vio mucho menos sólidos que antes. Neymar y Gabriel Jesús seguían proyectándose con peligro, y finalmente en el minuto 93, este último aprovechó un contragolpe rápido para decretar el 3-0.

De este modo, finalizó un cotejo en que los pupilos de Pizzi agotaron esfuerzos por equipararse con el rival, pero terminaron pagando caro sus desconcentraciones.

Con esto, sumado a los resultados de los otros partidos, Chile se despidió de su sueño de ir al Mundial de Rusia, en una mala clasificatoria al mando de Pizzi, donde no se consolidó ni de local ni visita. En esta última condición, sólo sumó de a tres ante Venezuela y Perú (esto último al mando de Sampaoli).

Crónica de una muerte anunciada.

Fuente: Triunfo – Lanacion.cl