Del 1 de octubre al 30 de noviembre está prohibida la extracción, transporte y venta en fresco de la apetecida corvina entre pescadores recreativos.

Con el sabor de siempre vuelve la merluza común, la pescada más popular de la mesa chilena que tras un mes de veda en septiembre, desde este domingo regresó a las caletas, cocinerías, restoranes y ferias para deleitar a paladares nacionales y extranjeros. Pero ojo que las vedas continúan esta vez con la corvina que desde el 1 de octubre y hasta fines de noviembre queda protegida de capturas para resguardar su período de desove.

De acuerdo al balance dado a conocer por el director de Sernapesca Región del Maule, Carlos Cerda, “durante septiembre realizaron 160 inspecciones, concentradas principalmente en centros de comercialización de pescados y mariscos, y otra parte de ellas en puntos de desembarque, medios de transporte y zonas de pesca, sin que se detectara infracciones por la veda biológica”.

La autoridad regional precisó además que “se detectó una disminución ostensible de los zarpes de pesca por parte de la flota artesanal de la región en un 80% respecto a un mes normal de esta pesquería”.

Veda Corvina

A la mantequilla, al horno o en ceviche, otro de los recursos pesqueros preferidos entre paladares marinos es la corvina o también conocida “rubia o chancha” entre pescadores recreativos del sabroso recurso.

El director regional de Sernapesca recordó que desde el 1 de octubre y hasta el 30 de noviembre la corvina se encuentra en veda reproductiva, desovando, período en el cual queda prohibida su extracción, tanto artesanal, industrial y recreativa, el transporte y la venta en fresco para proteger las nuevas poblaciones.

En sentido, Carlos Cerda, explicó que los desembarques anuales de este recurso en la región llegaron a 107 toneladas en 2016 y este año ya se aproximan a las 100 toneladas, “desde esa perspectiva si bien no corresponde a una pesquería principal para esta región es importante”, precisó la autoridad.

Para aquellos establecimientos comerciales que cuentan con stock de corvinas congeladas, éstas deben ser declaradas y certificadas por Sernapesca con el fin de no caer en infracciones a la normativa pesquera donde las multas pueden ir de 30 a 300 UTM (1,4 a 12 millones de pesos) por venta de recursos de procedencia ilegal y en veda.

Desde Sernapesca hicieron el llamado a la comunidad a preferir otros productos del mar durante su veda y denunciar posibles infracciones en la línea gratuita 800 320 032 de Sernapesca.

Por: María Elizabeth Pérez