El parlamentario por Maule Sur en su propuesta incluye un plan de reformas institucionales , ya que considera que la estructura institucional dista mucho de ser la adecuada para enfrentar el tipo de catástrofes que Chile ha afrontado en los últimos años.

El Plan del senador Hernán Larraín, que entre otras cosas contempla un apoyo mayor a Bomberos y planes de empleo especiales en emergencia, fue entregado este miércoles al ministro del interior, Mariano Fernández, en La Moneda.

El documento entregado por el parlamentario al Gobierno señala lo siguiente:

Antecedentes

La situación que presentan diversas regiones del país luego de los Incendios Forestales (IF) obliga a actuar en diversos planos, como una forma de enfrentar sus perniciosos efectos con rapidez y efectividad. Por una parte, es necesario actuar en asuntos de corto, mediano y largo plazo para enfrentar debidamente las necesidades que surgen de la reconstrucción y, por otro, se deben revisar aspectos estructurales de nuestras instituciones para modernizar nuestro sistema de actuación ante las catástrofes que golpean periódicamente a nuestro país.

El Plan de Reconstrucción debe ser pensado a partir de una premisa básica: En esta oportunidad, a diferencia de lo ocurrido el 27F, no se destruyeron viviendas ni obras de infraestructura, sino que principalmente muchas fuentes de trabajo. El impacto de los incendios fue en los ámbitos forestales, agrícolas y pecuarios de zonas rurales, que no sólo golpeó a agricultores y campesinos que sufrieron las quemas de todo o parte de sus predios, sino que indirectamente al mundo agrícola que ve perder parte significativa de sus fuentes de empleo en las regiones golpeadas. Cabe actuar entonces en aspectos de corto plazo relacionados con los daños inmediatos de los IF, sino que también cómo recuperar las fuentes de trabajo perdidas o amenazadas.

Plan de Reformas Institucionales. Por otra parte, los IF, sumados a otras catástrofes ocurridas en estos últimos años, han dejado en evidencia que, no obstante ser un país que es golpeado periódicamente por fuerzas de la naturaleza, su estructura institucional dista mucho de ser la adecuada para responder en forma responsable. Chile no está preparado para enfrentar catástrofes de la magnitud que enfrentamos sistemáticamente y es hora de revisar esa institucionalidad, modernizarla y transformarla en una adecuada que sea capaz de responder a tiempo, salvando vidas, bienes y nuestro patrimonio. Es también la oportunidad de crear nuevas instituciones que puedan servir para canalizar y preparar el aporte solidario de los voluntarios (Guardia Nacional de Voluntarios) que aparece siempre con mucha fuerza cuando sufrimos golpes de la naturaleza (incendios, sismos, maremotos, aludes, aluviones, derrumbes, etc.).

Para ambos aspectos presentamos un Plan que resume las principales medidas a adoptar, el que hemos elaborado luego de recorrer la zona golpeada por los IF en el Maule Sur, hablar con sus gobernadores, alcaldes, consejeros regionales y, muy especialmente, con decenas de afectados por esta catástrofe. Son propuestas que responden a las demandas sociales.

Las presentamos a nuestro Gobierno convencidos de que debemos aportar ideas y propuestas concretas que constituyen una respuesta integral que, en un marco de unidad, permita enfrentar esta situación temporal e institucional con la altura, responsabilidad y compromiso de Estado que la situación exige.

En esta oportunidad no nos referimos a la búsqueda de responsabilidades derivadas de los IF. Las hay en el plano personal, en la medida que muchos de los siniestros fueron intencionales y sus autores deben ser investigados y sancionados duramente: causar daños graves y pánico en la población no puede quedar impune. Del mismo modo, las responsabilidades que puedan existir en el plano institucional también deberán ser objeto de investigación por as autoridades fiscalizadoras, tanto en el plano administrativo, legal o político, tan pronto sea posible. Pero nuestra preocupación hoy es la de darle, por un lado, una respuesta inmediata a las exigencias de los afectados y, por otro, la seguridad de una respuesta institucional a las falencias de nuestro sistema de prevención y reacción ante las catástrofes naturales.

I Plan de Reconstrucción.

Entre las principales medidas que se solicitan cabe priorizar:

1.- Entrega de recursos de reposición para un fondo de emergencia social a municipios, facilitados sin burocracia
2. En apoyo a los Cuerpos de Bomberos: agilizar con Onemi el plazo de devolución de gastos efectuados por ellos en la emergencia que fueron asumidos por sus presupuestos bajo el compromiso de su devolución que aún no se efectúa
3. Aspectos sanitarios: campaña de advertencia por mayor presencia de roedores en villorrios y centros poblados a raíz de los incendios
4.- Coordinación de servicios públicos para programas de emprendimiento focalizados en zonas afectadas (Sercotec, Sence, Sernam, Indap, etc.)
5.- Planes de empleo especiales, como programas de recuperación de bosques incendiados que permitan generar empleo a la brevedad posible
6.- Adelantamiento de obras de embalse y riego en regiones afectadas por los IF
7.- Revisión de prioridades en el desarrollo de proyectos de agua potable rural (APR)
8.- Cambio de DL 701 para permitir la conversión de zonas forestales en zonas cultivables
9.- Inclusión en beneficios a agricultores no Indap, seriamente afectados por los IF. No se justifica la discriminación ante la gravedad de los hechos
10.- Apoyo a hospitales de campaña para atender animales quemados (Nirivilo, Constitución, etc.)
11. Elaboración de un Plan Cauquenes, de carácter integral, que permita la recuperación de los efectos de los IF y que haga posible enfrentar sus dificultades crónicas
12.- Apoyo a damnificados indirectamente, vale decir, personas que no habiendo sufrido directamente la quema de sus predios, están siendo afectados por los efectos de los IF en diversas materias
13.- Apoyo a migración campo/ciudad: Los efectos de los IF están empezando a provocar una migración hacia las zonas urbanas ante las dificultades de mantener las condiciones de vida anteriores, generando nuevos problemas en las ciudades
14.- Turismo: los IF han provocado mucho temor en veraneantes de diversas zonas afectadas por la catástrofe, cancelando reservaciones por temor a sus consecuencias. Campañas de promoción y de tranquilidad podrían evitar pérdidas cuantiosas en los sectores hoteleros y gastronómicos, entre otros
15.- Asistencia Técnica y líneas de crédito blandas y de largo plazo vía CORFO, para enfrentar las decisiones de los afectados respecto de cómo continuar sus emprendimientos

II Plan de Revisión Institucional

Chile ha demostrado que no está preparado debidamente para enfrentar catástrofes. Ello exige revisar nuestra institucionalidad en diversos aspectos, entre los cuales destacamos:

1.- Modernización y reestructuración de Onemi, con amplia descentralización y especialización por tipo de catástrofe
2.- Creación de un servicio público a partir de Conaf, capaz de llevar adelante el desarrollo y protección de nuestra biodiversidad, especialmente nuestras reservas forestales nativas y exóticas
3.- Revisión de nuestro nivel de apoyo, capacitación y equipamiento tecnológico de Bomberos. Cabe incluir la aspiración de las regiones de contar con equipamientos de última generación para asumir con efectividad y el menor riesgo posible las catástrofes a que se ven expuestos en forma permanente
4.- Preparar a nuestras FF AA para enfrentar catástrofes, con la debida infraestructura y equipamiento
5.- Creación de una Guardia Nacional de Voluntarios, que pueda canalizar la vocación solidaria de los chilenos en forma organizada y permanente, para actuar cada vez que sea necesario, y con la debida preparación y entrenamiento, ante las catástrofes de la naturaleza.

senador-larrain-entrega-plan-incendio-02-cqnet