Hoy aparece la centésima edición de la publicación que ya tiene más de 8 años y medio de existencia. Una edición especial que da testimonio que por las páginas de “Motivus” ha pasado parte de la historia reciente de Cauquenes.

El sábado 12 de agosto del año 2006, en algunos kioscos de nuestra comuna aparecía el primer ejemplar de la Ravista “Motivus”, en cuya portada resaltaba como tema principal, un hecho considerado como “histórico”, la denominación de origen del vino cauquenino. Ocho años y ocho meses han pasado desde entonces y hoy aparece la edición número 100 de esta publicación.

En este periodo han sido muchos los temas que se han escrito en sus páginas a todo color y en papel de lujo, orientados -siempre- a nuestra zona, resaltando nuestra cultura, tradiciones, problemáticas sociales, artistas y personajes destacados de nuestra tierra, es quizás por lo mismo que la portada número 100 está dedicada a un hombre considerado uno de los grandes articuladores del comercio cauquenino, como lo fue Artemio Arellano Díaz.

En cien ediciones no han sido pocos los hitos que “Motivus” ha entregado a la comunidad. Cómo olvidar la colección de 18 fotografías del Cauquenes antiguo, de ese que muchos de nosotros no conocimos siquiera, o la exposición del trabajo de las Loceras de Pilén, que ya ha recorridos varias ciudades del país.

Claudio Chamorro, Director y creador de Revista Motivus.

Para Claudio Chamorro Peña, Director y creador de “Motivus”, hay muchas notas y reportajes dignas de ser destacadas que “grafican y atesoran acontecimientos importantes en la historia de nuestra ciudad”.

“Creo no equivocarme en señalar que un gran hito fue el descubrimiento del milagro de su santidad Juan Pablo II en un cauquenino muy conocido como es don Pedro Bustamante, o la oportunidad en que mostramos a todo el mundo en las condiciones en que estaba en su minuto el ex regimiento Andalién”.

Pero un hechos que recuerda como uno de los grandes aciertos de “Motivus”, sobre todo por lo que ocurriría después, es la edición del 10 de enero de 2010. “Sin lugar a dudas, este es el más grande y creo que no tendrá comparación. Es cuando un 10 de enero salía la edición número 40 y en la portada decía ‘Que pasaría si se repitiera lo del terremoto del 39´. Diecisiete días después se hacía sentir el quinto terremoto más grande la historia y todo lo que salía en la nota, se cumplió”.

Claudio hoy comenta -y a modo de anécdota- que ello “me llevo a ganarme varios apodos; desde Julio Verne a Pitoniso”. Sin embargo, también recuerda que tras tan trágico hecho, con dolor “graficamos las consecuencias del 27F, reconstrucción, etc.”

En este contexto otra portada se le viene a la memoria: “San Alfonso a esperas de un milagro”, para Chamorro Peña con esto “se ayudo en un granito de arena a presionar al Gobierno central que aprobara los recursos para su reconstrucción”. Y el proceso de recuperación de este tradicional templo local también lo siguió de cerca. “Fuimos el único medio al que se le permitió fotografiar y estar presente desde el inicio de la reconstrucción, desarrollo y final de la obra de San Alfonso”, recuerda.

Estos son sólo pasajes de la historia de una publicación que llegó para quedarse, con el empuje y esfuerzo de su creador y el apoyo de los cauqueninos que cada mes esperan un nuevo ejemplar para comprarlo. Hoy “Motivus” celebra sus cien ediciones, con el desafío de seguir siendo testigo privilegiado de los acontecimientos de este rincón de Chile y con el compromiso de que esos hechos queden plasmados en su páginas de aquí y hasta muchas ediciones más.

Por: Patricio Alexis Díaz E.