El martes se dará a conocer el veredicto contra el hijo del senador y presidente de RN, Carlos Larraín, y sus dos amigos por la muerte por atropello de Hernán Canales. El joven acusado hoy se refirió al hecho.

“Fue un accidente imposible de evitar”. Así dijo este lunes Martín Larraín Hurtado para referirse a lo ocurrido el 18 de septiembre de 2013 en la localidad de Curanipe, en la Región del Maule, donde atropelló y mató a Hernán del Carmen Canales Canales para luego escapar.

Larraín y sus amigos Sebastián Edwards y Sofía Gaete -que lo acompañaban la madrugada del atropello- comparecieron esta mañana ante el Tribunal Oral de Cauquenes en el marco del segundo juicio relativo al caso.

“Manifestar mi más sincero apoyo y comprensión a la familia del afectado, compartiendo el dolor de los involucrados. Con las consecuencias que éste tuvo para todos los involucrados y sus familias, es muy difícil y doloroso. Se trató de un lamentable accidente absolutamente imposible de evitar”, expresó Larraín Hurtado.

Por su parte, Gaete declaró que “es muy doloroso y difícil para nosotros como también para la familia de don Hernán”.

“Nuestro afán fue siempre brindarle la ayuda que estaba al alcance de nuestras manos”, dijo Edwards.

Fuente: Cooperativa