Selección Chilena protagonizó histórico triunfo mundialero en el Maracaná e inscribió su nombre en octavos de final, despachando al actual campeón del Mundo.

Chile aseguró su presencia en los octavos de final de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ imponiéndose por 0-2 a España que se despidió prematuramente de la competición tras dos derrotas consecutivas. El partido, correspondiente al Grupo B, se disputó este miércoles 18 de junio en el estadio Maracaná.

La campeona defensora del título incluyó dos cambios respecto al once que cayó ante Países Bajos. Aunque las primeras ocasiones fueron en el arco europeo, con Javi Martínez y Pedro, España movió mejor balón en el primer tramo, pero no logró materializar sus opciones. Y en un contragolpe por la derecha perfectamente ejecutado, fue Eduardo Vargas quien batió a Iker Casillas (0-1, 20’).

El golpe fue demasiado duro y los hombres de Vicente del Bosque se vinieron abajo, anímica y futbolísticamente. Bajaron la intensidad en la presión y les faltó la puntería. Y Chile no perdonó. Tras un tiro libre de Alexis Sánchez que repelió Casillas, Charles Aranguiz recuperó el rebote y marcó el segundo (0-2, 43’).

Sin reacción

Koke dio cierta vitalidad a España tras el descanso, pero Diego Costa y Sergio Busquets fallaron ocasiones muy claras. Mantuvo el balón la Roja de Europa, pero la Roja sudamericana no dejaba ni un resquicio y fue veloz y peligrosísima al contragolpe. Mena se perdió por poco el tercero e Iniesta no tuvo puntería para recortar distancias. Además, Claudio Bravo estuvo impecable en el arco chileno.

Con el paso de los minutos, unos se rindieron, los otros aflojaron y la grada del Maracaná fue una fiesta chilena.

El Grupo B se cerrará con un Países Bajos-Chile, el 23 de junio en Sao Paulo, que decidirá al líder de la zona. Ya eliminadas, España y Australia se despedirán del torneo en Curitiba, el mismo día, buscando la victoria del honor.

Chile reescribe su historia en el Maracaná

Y un día, Chile volvió al Maracaná para escribir uno de los capítulos más importante de su historia futbolística…

El 3 de septiembre de 1989, Brasil vencía 1-0 a Chile en el míticco estadio en un partido por las eliminatorias para la Copa Mundial de la FIFA Italia 1990. En el minuto 67′, una bengala arrojada desde una de las tribunas cayó cerca de donde se encontraba Roberto Rojas, el arquero de aquella selección chilena que conducía Orlando Aravena. El número 1 se desplomó acusando el impacto de la pirotecnia. En su rostro, incluso, había sangre. Entonces el árbitro del encuentro, el argentino Juan Carlos Loustau, decidió suspenderlo.

Al día siguiente, las imágenes televisivas y fotográficas demostraron que el portero no había sido golpeado por la bengala. Tras la confesión por parte de Rojas de que se había auto infligido el corte con una hoja de afeitar que escondía en un guante, el arquero fue suspendido de por vida, mientras que la selección resultó sancionada con la prohibición de disputar el clasificatorio rumbo a Estados Unidos 1994.

Este miércoles 18 de junio de 2014, la Roja regresó por primera vez desde aquella noche al Maracaná para hacer historia otra vez, pero de la positiva: no sólo derrotó con autoridad a España por 2-0 y se clasificó tempranamente a los octavos de final de Brasil 2014, sino que además eliminó del torneo.a la campeona defensora.

Una de sus figuras fue su arquero y capitán Claudio Bravo, quien se despidió ovacionado por los aficionados propios, pero también por los brasileños. “Si, es cierto, el Maracaná significa mucho para el fútbol chileno por aquello, pero era el momento de dejarlo atrás”, dijo tras el encuentro en exclusiva a FIFA.com el jugador del Real Sociedad, quien por aquel entonces tenía sólo 6 años.

Con la misma personalidad y seguridad que demostró bajos los tres palos para frustrar cada intento español, agregó el respecto: “Fue un episodio negro, y para mí implica mucho porque le pasó a un arquero. Supongo que Roberto debe haber vivido este partido de una menara especial, por lo que en parte se lo regalo a él. El fútbol da revancha de muchas maneras, y esta ha sido otra prueba de ello”.

Y el resultado fue trascendente…

Pero Chile tuvo otra redención: en 10 enfrentamientos previos, jamás había podido vencer a España, que sumaba 8 victorias y 2 empates ante los sudamericanos. Curiosamente, el primer encuentro del historial sucedió justamente en el Maracaná, por la Copa Mundial de 1950. Aquel día los europeos se impusieron por 2-0.

Pero el duelo previo que más recordaba Bravo no era ese, sino un amistoso internacional de 2011, cuando Chile vencía por 2-0 a España pero terminó perdiendo 3-2. “Sí, claro que se me pasó por la cabeza durante el partido, y también en los días anteriores”, confiesa Bravo. “Pero no sorprende haberles ganado hoy, porque las últimas veces que nos enfrentamos sentimos que nuestro juego les incomodaba. Eso sí, quedó claro que para hacerlo había que jugar perfecto, como lo hicimos hoy”, agrego el portero de 31 años.

¿Y ahora qué? Porque Chile, de golpe, parece anotarse entre los candidatos… “Nosotros siempre dijimos que había que ir paso a paso, concentrándonos en hacer las cosas bien, en ir de menos a más. Nos vamos con una tranquilidad enorme porque demostramos que, como sentimos, somos un equipo fuerte, que sale a disputar cada encuentro de la misma manera contra cualquier rival”.

Fuente: FIFA*