Tomadas amanecieron hoy las dependencias del Liceo del Barrio Estación Ascención Jara Segura. Los alumnos se niegan a un eventual cierre del establecimiento y piden garantías a las autoridades.

Un atípico despertar tuvieron los vecinos del Barrio Estación el día de hoy, algo agitaba el ambiente y se salía de la cotidianidad. Eran los estudiantes del Liceo Ascención Jara que desde las 6:00 de la madrugada llegaron hasta el establecimiento para tomarse las dependencia como protesta ante un eventual cierre de su colegio.

Lienzos con la frase “L.A.J.S. en toma. No al cierre”, sumado al mobiliario que sobresalía por las panderetas del recinto y que obstaculizaban las entradas daban cuenta de un sentir estudiantil que se arrastra desde hace ya algún rato, cuando con la llegada del Liceo de Excelencia Bicentenario a las dependencias del establecimiento, se decidió relegar a los jóvenes que permanecían matriculados en el Ascención Jara, sólo a una parte del inmueble, a lo que se suma la contrucción de un muro divisorio que los separaría del local de “Excelencia”.

Desde entonces los estudiantes debieron usar otra entrada al establecimiento, vieron como bajan las matrículas y como se acrecentaban los rumores de un cierre o su anexión al Liceo Politécnico Pedro Aguirre Cerda.

Pero la situación no dio para más y ante el silencio de las autoridades los jóvenes decidieron tomar el modelo que miles de estudiantes vienen desarrollando en el resto del país para luchar por demandas universales como educación de calidad, la gratuidad del sistema y el fin al lucro. Para los jóvenes cauqueninos la toma fue el camino  para llamar la atención de la comunidad -la mayoría ignorante de su problema- y pedir a las autoridades soluciones y un compromiso al respecto.

La caída del muro

La medida de presión tuvo sus resultados, a poco andar de la mañana, llegó la prensa, la radio en vivo daba cuenta de la atípica situación y el tema fue agarrando fuerza, hasta que las autoridades municipales, encabezadas por el alcalde Juan Carlos Muñoz, se apersonaron en el lugar para dialogar con los estudiantes, conversaciones a las que también se sumó a los padres y apoderados.

Los frutos de la reunión se tradujeron en dar respuesta al petitorio de los estudiantes, acordándose la toma de una serie de medidas como la apertura en su totalidad del recinto, que resultó ser lo más simbólico, ya que en la práctica el Municipio de Cauquenes se comprometió a derribar el muro que los arrinconó y que los separó de los alumnos del liceo de “Excelencia” que llegaron a ocupar sus aulas y que los dejó a ellos reducidos a la mínima expresión.

El alcalde se comprometió -también- a incluir modificaciones presupuestarias para otorgar los recursos necesarios para que el aproblemado liceo pueda funcionar adecuadamente, la compra de parkas y calzado para los alumnos del este liceo, la posibilidad de postular a proyectos como cualquier otro establecimiento educacional de la comuna y un trabajo mancomunado con la comisión de educación de la Municipalidad.

Además se acordó implementar talleres técnico-profesionales y hasta una sala de computación, impensado por cualquiera (sobre todo para quien lee un medio como este) que no existiese en un época como la actual y en lugar donde se supone se tiene a jóvenes en un proceso de aprendizaje, de desarrollo, en contacto con los conocimientos y con el mundo.

Estudiantes y autoridades comenzaron negociaciones en
plena calle.

Los protagonistas

Gabriel Alvear, presidente del centro de alumnos del Liceo Ascención Jara, una vez finalizadas las negociaciones, sostuvo que todos los ofrecimientos hechos por el municipio eran buenos y en conversación con radio Red Géminis señaló: “Esperamos que se concreten y no queden en puras palabras, como ha ocurrido otras veces, en donde nos prometen y luego no cumplen, hasta que tuvimos que llegar a esto, la toma del liceo. Depondremos la toma cuando veamos que el muro ya no esté”.

La presidenta del centro de padres, Bernardita Díaz, manifestó estar con los alumnos del liceo ante esta problemática, pero -a su vez- agradeció la gestión del Alcalde y las autoridades para entregar soluciones sobre el tema.

Por su parte el alcalde Juan Carlos Muñoz, aseguró que el liceo no será cerrado, además, llamó a los jóvenes y a la comunidad a “hacer oídos sordos de los rumores que puedan surgir”, asegurando que “el único que decide sobre este tema es el alcalde”. Agregando -finalmente- que “la comunidad del Barrio Estación debe comprometerse con su liceo y matricular a los niños aquí”.

Por: Patricio Alexis Díaz E.