Abuso sexual de un menor de 12 años por parte de un adulto al interior de la residencia, además de insultos y descalificaciones, a lo que se suma violencia física, psicológica y –a veces- sexual ejercida por sus propios pares, son algunos de los motivos que detonaron el cierre del centro administrado por la Consejo de Defensa del Niño en Cauquenes.

El proyecto “Levantamiento y Unificación de información de niños/as en el sistema residencial chileno” impulsado por la Corte Suprema de Justicia y patrocinado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en el marco de un convenio de cooperación entre ambos organismos, fue el estudio que desnudó el sistema de residencias infantiles chileno y que reveló una grave situación de abusos en distintos hogares de niños del país: Uno de ellos en Cauquenes.

En la región del Maule existen 26 proyectos residenciales que atienden a 850 niños. De estos centros, once fueron puestos bajo la lupa de esta investigación y 66 menores encuestados para conocer sus opiniones respecto de las residencias que los acogen. Del total de niños que respondieron el cuestionario el año 2012, el 67% eran de sexo femenino y el 33% masculino.

Tres de los hogares visitados por la comisión, que a nivel nacional encabezaba la jueza del segundo Juzgado de Familia de Santiago, Mónica Jeldres, se ubican en Cauquenes. Son centros privados que cuentan con subvención del Servicio Nacional de Menores (Sename) –al igual que todos los inspeccionados en el resto del país- y corresponden al Centro Residencial Mi Hogar –administrado por la Fundación Mi Hogar-  que atiende a 29 niñas; la Residencia Familiar Juan Pablo Segundo, que cuenta con 40 internos, y la Residencia Familiar San Francisco, que también brinda atención a 40 niños, estas dos últimas administradas por el Consejo de Defensa del Niño (Codeni).

En cada centro cauquenino fueron encuestados 5 menores que debían ser mayores de 9 años y menores de 18, que respondieron de manera escrita un cuestionario que evaluó los estándares de calidad de sus residencias, su relación con los adultos y con sus pares al interior del centro, además de las normas disciplinarias a las que están expuestos. Mismo cuestionario que se llevó a cabo en otros 10 hogares del Maule y en otras nueve regiones de Chile.

Resultados: Una bofetada al sistema

Lo revelado por la investigación fue impactante. De los 11 centros analizados en la región, en 8 de ellos se detectó que existe “alto riesgo”, definido como un peligro inminente para la salud física y psicológica de los menores que allí viven, razón por lo cual, la psicóloga Carolina Bascuñán de la Unicef -quien sistematizó la encuesta- recomendó la intervención inmediata de ellos.

De todas las residencias maulinas que fueron parte de este informe, sólo el Hogar Juan Pablo Segundo presentó un “nulo” riesgo, por lo que no hubo denuncias y los expertos declinaron hacerle recomendaciones. El Centro Residencial Mi Hogar, en tanto, es una de las dos instituciones maulinas que presentaron un riesgo “bajo”, por lo que se recomienda mejorar su condición de habitabilidad.

La Residencia Familiar San Francisco –en tanto- fue señalada como el centro de más “alto riesgo” de la Región. Aquí uno de los menores encuestados, de 12 años de edad, señaló ser víctima de abuso sexual por parte de un adulto al interior del recinto. También, hay acusaciones de violencia física y psicológica, así como se manifestó que una de las técnicas habituales de castigo es el aislamiento.

El informe, evacuado en febrero de este año, recomienda tomar medidas inmediatas y el director del Sename, Rolando Melo, determinó el cierre del hogar cauquenino así como el de otros tres en las ciudades de Arica, Valparaíso y Santiago, respectivamente. El proceso de cierre desde hace un tiempo que ya está en marcha en el hogar San Francisco y se espera termine en septiembre.

La Fiscalía Nacional, en tanto, nombra al Fiscal de Magallanes, Juan Agustín Meléndez, para que investigue los centros en que se presentan irregularidades a nivel nacional, por lo que  no se descarta visitar las residencias en donde se denunció abuso sexual. A la vez, el Fiscal Regional del Maule, Mauricio Richards, informó que la Fiscalía de Cauquenes ya inició una investigación en contra de funcionarios del hogar en cuestión e indicó: “En la región habíamos dado inicio a una investigación hace poco días atrás a raíz de antecedentes que fueron puesto en conocimiento del fiscal jefe de Cauquenes, por la directora subrogante del Sename aquí en la región”.

El informe que desató la tempestad

El Estado Chileno tiene la responsabilidad de proteger a cerca de 15 mil menores que en la actualidad son parte del sistema residencial. De ahí la importancia de esta inédita investigación realizada por la Exelentísima Corte Suprema y patrocinada por Unicef, que tuvo un costo de alrededor de 200 millones de pesos y que aborda las condiciones de vida de 6 mil 500 niños que reciben atención de estos centros en 10 regiones del país.

En la región del Maule existen 26 Hogares que brindan atención a 850 niños, niñas y adolescentes. De estos proyectos 24 corresponden a acogimiento residencial y dos a acogimiento familiar. El estudio llevado a cabo en la región consideró a 11 de estos centros ubicados en las comunas de Molina, San Javier, Talca, Cauquenes, Constitución y Curicó.

El cuestionario se aplicó a 66 niños y niñas –o adolescentes- que se encuentran privados de cuidado parental y hacen uso de estas residencias. Y, a continuación, desmenuzamos la situación de estos centros, los contrastamos con los hogares cauqueninos y conoceremos el por qué los resultados dejan en evidencia graves falencias en toda la región

Abusos sexuales

Una de las preguntas más inquietantes de la encuesta aplicada por la Unicef y la Corte Suprema a los niños de los 11 hogares maulinos dice. “¿Has sido víctima de abusos sexuales por parte de un adulto al interior de la residencia?”.

Los encuestados de todos los centros de menores de la región se inclinaron por la opción “Nunca”, sin embargo, un 20% de la Residencia familiar San Francisco de Cauquenes se manifestó por la opción “A veces o en alguna ocasión”.

Otro de los ítems importantes guarda relación con la pregunta “¿Has sido víctima de abusos sexuales por parte de algún otro niño/a u adolescente al interior de la residencia?”

La mayoría de los encuestados de los hogares de esta región respondió que “Nunca”. A excepción de un 8% del CTD Entre Silos de Talca, un 14% del hogar de Adolescentes Embarazadas San Francisco de Molina y un 20% del Hogar San Francisco de Cauquenes que marcaron la opción “A veces o en alguna ocasión”.

Relación con los adultos 

Ante la pregunta ¿Te han agredido físicamente? Los encuestados de la residencia Femenina San José de San Javier, Hogar familia Nazareth de Curicó, del Centro residencial Mi Hogar y Residencia Juan pablo Segundo, estos dos últimos de Cauquenes, señalan que “nunca” un adulto los ha agredido físicamente al interior del centro.

Por su parte, quienes manifiestan que sí, son los residentes de: Casa Sor Teresa Allende en un 17%, Hogar de niños san José en un 13%, CTD Entre Silos 25% y Mi dulce Hogar de Constitución 20%.

El 40% de las encuestadas del Hogar de niñas María Ayuda declara que se les ha agredido físicamente “a veces o en alguna ocasión”; mientras que el 40% de los encuestados de la Residencia Familiar san Francisco de Cauquenes señala que al interior de su residencia se les agrede “Frecuentemente o siempre”.

Agresión verbal

Ante la pregunta: ¿Te ha insultado, amenazado o descalificado algún adulto al interior de la residencia? Los encuestados del Hogar de Niños San José, Residencia Femenina San José, Hogar Familia Nazareth, residencia Familiar Juan Pablo segundo y Mi Hogar de Cauquenes, señalan que nunca.

Quienes responde que “A veces o en alguna ocasión”, son los encuestados del Hogar de Adolescentes Embarazadas San Francisco en un 14%, Casa Sor Teresa Allende en un 17%, CTD Entre Silos 25%, Mi dulce Hogar de Constitución 40%, mientras que en el Hogar de Niñas María Ayuda de Lontué ocurriría en un 60% de los casos.

La situación de la Residencia Familiar San Francisco de Cauquenes es que un 20 % señala haber sido insultado, amenazado o descalificado por un adulto “A veces o en alguna ocasión”, pero otro 20% indica que aquello ocurre siempre.

Relación con los pares

Cuándo se les pregunta si han sido agredido por algún niño o niña (o adolescente, según corresponda) al interior de la residencia, sólo los encuestados del Hogar Juan Pablo II de Cauquenes señalan que “Nunca”.

El 100% de los encuestados del Hogar Familia Nazareth de Curicó señala que “A veces o en alguna ocasión”. Es la misma opción del 67% de la Casa Sor Teresa Allende de Talca; el 40% de los encuestados de la Residencia Femenina San José de San Javier; el 29% del Hogar de Adolescentes Embarazadas de San Francisco en Molina y el 20% de Mi Dulce Hogar de Constitución.

En el caso de el CTD Entre Silos de Talca responden en un 25% que “A veces o en alguna ocasión” y en un 8% que “Frecuentemente o siempre” son agredidos por un compañero. En el caso del Centro Residencial Mi Hogar de Cauquenes un 20% responde que “a veces” e igual porcentaje dice que “siempre”.

Por su parte, en el Hogar de Niñas María Ayuda de Lontué y en la Residencia Familiar San Francisco de Cauquenes, en un 40% de los casos responden que “A veces o en alguna ocasión” y un 20% declara que “frecuentemente o siempre” son víctimas de agresión por parte de otro menor.

Insultos y amenazas

En cuanto a violencia sicológica entre pares, ante la pregunta “¿te ha insultado, amenazado o descalificado otro niño/a u adolescente al interior de la residencia?”. Sólo los internos del Hogar Juan Pablo Segundo de Cauquenes indican que “Nunca”.

El 67% de los residentes de la Casa Sor Teresa Allende de Talca y el 33% del Hogar Familia Nazareth de Curicó, indican que “A veces o en alguna ocasión”

En el CTD Entre Silos el 8% dice que siempre y el 42% en alguna ocasión; En el hogar de niños San José de Talca las opciones “Frecuentemente o Siempre” y “A veces o en alguna ocasión” acaparan un 12% cada una; En el hogar de Adolescentes embarazadas San Francisco de Molina el 14% señala que “Frecuentemente o siempre” y el 29% indica que en “alguna ocasión”. Las niñas del Centro residencial Mi hogar de Cauquenes en un 20% dicen que “siempre” e igual porcentaje opina que “frecuentemente”. En el caso de la Residencia Familiar San Francisco de Cauquenes el 25% declara que “siempre” y un 50% dice que ocurre “A veces o en alguna ocasión”.

El caso más crítico en este ítem es del Hogar de Niñas María Ayuda de Lontué en donde un 40% de las encuestadas manifiesta que “siempre o frecuentemente” son víctimas de insultos, amenazas o descalificaciones de parte de sus compañeras y otro 40% señala serlo “A veces o en alguna ocasión”.

Normas disciplinarias

El aislamiento es una de las formas de castigo más utilizadas en las residencias de la región. Sólo en tres de estas instituciones –según la encuesta-no se aplicaría la sórdida medida. Estos centros son; los hogares de niños San José de Talca y Juan Pablo Segundo de Cauquenes. Y de niñas Mi Hogar de Cauquenes.

Del resto, los encuestados dicen haberlo sido “A veces o en alguna ocasión”; un 8% del CDT Entre Silos, 17% Casa Sor Teresa Allende, 20% Residencia Femenina San José, 33% Hogar Familia Nazareth, 43% Hogar de adolescentes embarazadas San Francisco y 60% en hogar María Ayuda de Lontué.

En el caso de mi Dulce Hogar de Constitución un 20% dice haber sido aislados “Frecuentemente o siempre” y otro 20% “A veces o en alguna ocasión”. Los niños de la Residencia Familiar San Francisco de Cauquenes en un 40% declaran ser “Frecuentemente o siempre” castigados de esta forma.

El informe señala que otra grave negligencia registrada en cuatro de los once hogares maulinos es haber dejado pasar días sin comer a niños internados en dichos centros. De los encuestados el 8% del CTD Entre Silos de Talca, el 14% del hogar de adolescentes embarazadas San Francisco de Molina y el 20% de la residencia femenina San José de San Javier dicen que “A veces o en alguna ocasión” han pasado por tal situación. El 25% de los encuestados de la Residencia familiar San Francisco de Cauquenes declaran que “Frecuentemente o siempre” han pasado días sin comer.

Enfermos sin atención

Respecto a la pregunta “¿Has estado varios días enfermo de consideración sin atención médica?”, la mayoría de los encuestados respondió que nunca. Sin embargo menores residentes de cuatro instituciones, dijeron lo contrario.

En el hogar de niños San José el 12% responde que “A veces o en alguna ocasión”. El CTD Entre Silos el 17% se inclina por la misma opción y un 8% dice que “Frecuentemente o siempre”. En la Casa Sor Teresa Allende el 17% declara que siempre, y en la Residencia San Francisco de Cauquenes un 20% señala que “ocasionalmente” e igual porcentaje manifiesta que “siempre”.

Opiniones que… ¿cuentan?

Al ser enfrentados ante la pregunta de si al interior de sus residencias pueden expresar su opinión. La mayoría de los encuestados señala que de una u otra forma sí. Sin embargo, llama la atención que en los tres hogares cauqueninos predomina la opción “Nunca”. Es lo que señala el 40% de los encuestados del Centro Residencial Mi Hogar, el 50%  de los consultados de la Residencia  Familiar San Francisco y el 60% de la Residencia Familiar Juan Pablo Segundo.

Con respecto al enunciado “Me siento escuchado por los cuidadores y profesionales en cuanto a mis necesidades”. Los niños del Hogar San José de Talca y familia de Nazareth de Curicó en su totalidad dicen sentirse siempre escuchados.

En el caso del Hogar Juan Pablo Segundo de Cauquenes, llama la atención porque pese a que el 60% señaló que “Nunca” pueden expresar su opinión, el 80% considera que “Frecuentemente o siempre” son escuchados. El 20% restante considera que “nunca”.

En los otros hogares cauqueninos San Francisco y Mi Hogar, el 60 % de los encuestados dice sentirse siempre escuchados, un 20% “A veces o en algunas ocasiones” y otro 20% considera que “Nunca”.

Al ser consultados en términos generales como se sienten respecto a sus derechos, los hogares San José, Familia Nazareth, Mi Hogar de Cauquenes y Juan Pablo Segundo son los mejores evaluados con el 100% de los casos positivos. Aunque con bajo porcentaje, en tres hogares declaran que nunca: 17% en casa Sor teresa Allende y 25% en María Ayuda de Lontué y San Francisco de Cauquenes.

El informe además señala que frente a la pregunta de si cuándo piden información ésta se les entrega de forma oportuna y transparente fue posible observar que esta situación es menos frecuente en Mi Dulce Hogar de Constitución -60%  señala que “Nunca”-  y en María Ayuda de Lontué y San Francisco de Cauquenes con un 40%.

Respecto al uso del buzón de sugerencias, se pudo constatar que este es usado por muy pocos niños y niñas dentro del sistema.

Referente a la posibilidad que ellos opinen en su proceso de intervención, los encuestados señalan que en todas las residencias del Maule en mayor o menor medida se puede hacer. Sin embargo, encuestados de cuatro residencias  -aunque con porcentajes menores al 50% dice que “nunca”. Es el caso de CTD Entre Silos (9%), María Ayuda de Lontué y Juan Pablo II de Cauquenes (20%) y Hogar San Francisco de Cauquenes que registra el más alto índice (40%).

Comentarios que denuncian violencia

La última parte de la encuesta contiene una pregunta abierta, destinada a recibir comentarios libres de los encuestados. Muchos de ellos utilizan este espacio para reafirmar denuncias que ya habían formulado de una u otra forma en la parte más estructurada de la consulta.

Es el caso del niño de 12 años de la Residencia Familiar San Francisco de Cauquenes, que esta vez de puño y letra denunció ser víctima  de abuso sexual por parte de un adulto al interior del centro. Similar situación ocurre en el Hogar de Adolescentes embarazadas San Francisco, en donde una niña de 16 años denuncia haber sido víctima de abuso sexual por parte de otro adolescente al interior de la residencia.

En el hogar Entre Silos una niña denunció haber sido víctima de abuso sexual por parte de otro adolescente en la residencia y tres niñas, del mismo hogar, declaran sufrir violencia física y psicológica por parte de un adulto y otro adolescente.

En el centro residencial Mi Hogar de Cauquenes, una menor señala sufrir  violencia física y sicológica por parte de otra adolescente al interior de la misma residencia; 2 niños del Hogar San Francisco de Cauquenes acusan violencia física y sicológica por parte de un adulto al interior del mismo centro y como si fuera poco señalan que existe como técnica de castigo el aislamiento.

En Mi Dulce Hogar de Constitución, una niña declara ser víctima de  violencia física por parte de un adulto y dos de violencia sicológica –también- ejercida por un adulto, todo esto al interior de la residencia. En el hogar Familia Nazareth los cuestionarios muestran en términos generales violencia física y psicológica entre los mismos menores.

En el hogar de adolescentes embarazadas San Francisco, 3 niñas señalan que el aislamiento también es un método de castigo en este hogar.

En el hogar de niñas María Ayuda de Lontué dos niñas denuncian agresión física y sicológica por parte de un adulto al interior de la residencia. Tres niñas señalan que el aislamiento también aquí es un método de castigo.

En la residencia femenina San José de San Javier, una menor denuncia el aislamiento como forma de castigo, además dice haber pasado varios días sin comer al interior de la residencia.

En el hogar de niños San José, una niña de 8 años denuncia haber sido víctima de violencia por parte de un adulto al interior de la residencia, además de pasar varios días enferma de consideración, sin atención médica.

En el hogar Casa Sor Teresa Allende una niña denuncia agresión física y psicológica por parte de un adulto al interior de la residencia y otra menor dice que en este lugar también el aislamiento es una manera de castigo.

Consideraciones generales

Los niños y niñas encuestados evaluaron con nota de 1 a 7 los diferentes servicios de atención que les otorga su residencia. De acuerdo a esas calificaciones hemos destacados los cinco aspectos mejor y peor evaluados.

Aspectos Mejor evaluados

1-Higiene y estado de la Ropa = 6,5
2-Higiene residencia en general = 6,4
3-Sistema de calefacción = 6,3
4-Relación con el director = 6,3
5-Espacios para hacer tareas = 6,3
6-Calidad de la cama y abrigo = 6,2

Aspectos peor evaluados

1-Actividades de habilitación general = 4,5
2-Relación con los otros niños = 5,2
3-Su privacidad = 5,3
4-La higiene de los baños =5,6
5-Utilización de computadores = 5,6

Evaluación de hogares maulinos por sus residentes

Institución
Ciudad
Nota
RSP Casa Sor Teresa Allenede
Talca
5,4
RPM Hogar de Niños San José
Talca
6,8
CTD Entre Silos
Talca
6,0
RPM Residencia Femenina San José
San Javier
6,5
RPM Hogar de Niñas María Ayuda
Lontué
4,9
RPA Hogar adolescentes Embarazadas
Molina
6,3
RPM Hogar Familia Nazareth
Curicó
6,7
RPM Mi Dulce Hogar
Constitución
5,0
RPM Residencia Familiar San Francisco
Cauquenes
4,9
RPM Centro Residencial Mi Hogar
Cauquenes
5,8
RDD Residencia Familiar Juan Pablo II
Cauquenes
6,4

 

 

Por: Patricio Alexis Díaz E.