Su visita estaba fijada para el viernes 5 de abril, sin embargo, la decisión de la Cámara de Diputados de dar curso a la Acusación Constitucional en contra del ministro de Educación, Harold Beyer, cambió los planes presidenciales y la llegada de Sebastián Piñera a Cauquenes se canceló. Una semana después, Su Excelencia pisa suelo local y desarrolla la suspendida agenda.

Son las 11:00 horas del viernes 12 de abril, las afueras del liceo Claudina Urrutia están atestada de escolares con banderitas chilenas y otras tantas personas que llegan para ver e intentar saludar al presidente.

La espera

El mandatario se hace esperar, mientras tanto, cada vez se aprecia a más mujeres y alumnos del mismo liceo con pancartas que agradecen a Piñera y al alcalde Muñoz. Según Radio Bío-Bío, los estudiantes indicaron que la papelería les fue entregada por el Municipio. Una fuente de la Casa edilicia señaló que eran habitantes que pertenecen a un comité habitacional beneficiado por el Gobierno. Sin embargo llama la atención que todos  los carteles tienen la misma letra e incluso hay unos que dicen “Ministro Bayer estamos con usted”.

Por los altoparlantes las canciones de moda ayudan a pasar de forma más grata la espera, las liceanas y liceanos cantan y hasta hacen pseudo-coreografías. El diputado Guillermo Ceroni se pasea por el lugar, saluda al público, a la prensa presente  y a algunos invitados al lugar. Lo mismo hace el Seremi Metropolitano de Medio Ambiente y candidato a diputado por RN en el distrito 40, José Ignacio Pinochet.

Cosas que pasan en la Ciudad del Sol


El Presidente Sebastián Piñera, con varios minutos de retraso, llega al lugar acompañado de su comitiva, que también integran el Senador Hernán Larraín y el diputado Ignacio Urrutia, que desde lejos se divisa gracias a su vistosa chupaya.

Aplausos y gritos reciben al Mandatario, el que ingresa al recinto para inspeccionar el moderno nuevo edificio del Liceo Claudina Urrutia. La construcción tuvo un costo superior a los 4 mil 600 millones de pesos, los que fueron puestos íntegramente por la minera BHP Billiton, la que -sin embargo- no se ganó ni un solo cartel de agradecimientos.

El edificio tiene 6 mil metros cuadrados de construcción, posee 25 salas de clases, biblioteca, y salas de computación. A lo que se suma un auditorio y un gimnasio –que según el alcalde Juan Carlos Muñoz- por expresa petición suya tienen entradas independientes para ser utilizados –también- para otras actividades de la comuna.

Pero el Presidente no sólo recorrió las instalaciones, sino que además –por motivos de la naturaleza y tal vez la fresca mañana- inauguró los baños del segundo piso del establecimiento. Al reincorporarse a la actividad, sólo acotó “son cosas que pasan”.

En el exterior. Cámaras de televisión preparadas y periodistas atentos a las palabras de Su Excelencia, quien habla a la clase política, dice que  “es más fácil destruir que construir” e invita a seguir transitando por los caminos del diálogo, resalta logros de su gobierno y producto de la soleada mañana propone denominar a Cauquenes como “la ciudad del Sol”.

A lo Rockstar

Se retira del recinto y en la esquina de Antonio Varas con Catedral le espera un móvil para trasladarlo hacia la Iglesia de San Alfonso. Pero ha sido tal su éxito entre los asistentes que al más puro estilo “RockStar” el Presidente decide caminar una cuadra más hasta Balmaceda, para seguir saludando, dando abrazos y sacarse fotos.

En ese mismo instante, en calle Montt, a las afueras del restaurado Templo de San Alfonso, un grupo de personas ya está apostado frente al escenario para ser testigos de la ceremonia en que las autoridades de Gobierno hacen entrega de la histórica Iglesia cuyos trabajos de reparación profunda tuvieron un costo superior a los 840 millones de pesos provenientes del Gobierno Regional.

Pasado el mediodía presentan a las autoridades y el aplausómetro beneficia a Piñera y Muñoz, mientras que la senadora Ximena Rincón –una de las principales detractoras del actual alcalde en el periodo de campaña municipal- se lleva las pifias del respetable, las que recibe estoicamente.

 

Palabras al presidente y amigo

Llega el momento de los discursos y un eufórico alcalde manifiesta: “Cuatro veces fue esta iglesia hasta el Consejo Regional, hasta que al final con el padre Maulén fuimos hasta allá –todo el concejo- y ganamos por fin. Descubrimos que San Alfonso era un edificio histórico y ahí está San Alfonso, lo que más quiere Cauquenes (…) Y nunca nos habríamos muerto felices si no hubiésemos visto reconstruido este templo precioso”.

En mención directa al Mandatario, el edil manifestó: “Nosotros nunca salimos (en televisión), pero siempre lo tuvimos a usted (…) por eso presidente permítame la libertad –por esos treinta y tantos años que nos conocemos- de decirle presidente y amigo, que honor más grande que –yo- darle las gracias por este pueblo querido, que es mi pueblo que llevo en el alma, por todo lo que usted ha hecho por nosotros”.

El edil también aprovechó la oportunidad para “como familia” agradecer al Mandatario por el puesto que su hijo mayor -Juan Andrés Muñoz- ocupa en el Gobierno como Seremi de Vivienda de la Región Metropolitana, y cobrarle la palabra sobre la remodelación del estadio Fiscal. Ante el último emplazamiento, aunque al final de su discurso, Piñera dio respuesta inmediata y dijo: “Yo tengo muy claro que tenemos un estadio por construir, para que Independiente de Cauquenes que está en tercera división pueda seguir avanzando”.

Loas presidenciales a “Don Juan Carlos ‘pollo’ Muñoz”

Sin embargo, el discurso de la máxima autoridad política del país estaba cargado de elogios para el dueño de casa. “Cómo no sentirnos contentos y orgullosos de ver como la ciudad de Cauquenes, bajo el liderazgo del alcalde y amigo don Juan Carlos “pollo” Muñoz, ha logrado reconstruir el colegio Claudina Urrutia de Lavín -que también fue destruido-, que ha logrado construir el municipio, que ha logrado reconstruir el Teatro, que ha logrado reconstruir el puente, que ha logrado reconstruir las viviendas. Quiero agradecerle a usted señor alcalde, porque sé el compromiso, esfuerzo, amor que ha puesto en la reconstrucción de esta ciudad de Cauquenes”.

Previo al discurso, había sido el momento de la entrega de regalos por parte del edil cauquenino al Primer mandatario. Artesanía y una hermosa manta que el respetable –a coro- solicitaba: “Que se la ponga, que se la ponga!!”, mas eso no ocurrió.

La partida

La ceremonia concluyó con la bendición de las instalaciones y el descubrimiento de una placa que queda como testimonio de la restauración del templo y la entrega de éste a la comunidad. Para ello se invitó a las autoridades presentes a participar de ese momento y ser retratados en la foto oficial. Todos políticos se bien ubicaron sobre la tarima roja junto al Jefe de Estado, mientras que los religiosos quedaron relegados a los escalones inferiores.

Se abren las puertas del templo y todos son invitados a conocer el interior del reparado edificio, admirar los hermosos altares estilo francés que se salvaron de la destrucción del terremoto del 27F y escuchar un repertorio de temas populares interpretados en versión clásica por alumnos del liceo Inmaculada Concepción. Su Excelencia se retiró –entre besos y abrazos- por una puerta lateral de una iglesia –a esas alturas- repleta de curiosos ciudadanos que también admiraban la remozada parroquia, y abandonó Cauquenes para continuar con su agenda en la Región.

Imágenes de la Jornada

Los carteles de la polémica
La misma bonita letra tenían todos los carteles de agradecimiento a las autoridades de Gobierno y al jefe municipal. Según lo averiguado por Radio Bío Bío, con los alumnos del LCU, fue el municipio el que les entregó dicha papelería. Según fuente municipal se trataría de un comité habitacional que estarían agradecidos con el Gobierno.

 

No sólo el Presidente y el alcalde tuvieron sus pancartas, también las tuvo un tal ministro “Bayer”… De seguro lo confundieron con la publicidad del famoso laboratorio que hace las “Aspirinas” que dice “Si es Bayer es bueno”… Pero, qué pasa si es… Beyer?. Para la anécdota o no, con el hecho también queda claro lo importante que es avanzar en la calidad de la educación.

 

Majestuosa
Así lucía, hermosa e imponente, la iglesia de San Alfonso a la espera de la visita del Presidente de la República.

 

El acierto fotográfico
Mientras el Mandatario daba su discurso, los colegas de TeleCauquenes lograron este acierto fotográfico que muestra al  Presidente pontificando en las puertas de la Iglesia.
Parlamentarios de la oposición no lo pasaron tan bien
No todos los políticos presentes en los diferentes actos que contempló la visita del Primer Mandatario tuvieron carteles a favor o muestras de cariño, pues la senadora Ximena Rincón en las afueras de San Alfonso debió soportar una pifiadera cuando fue presentada, mientras que el diputuda Guillermo Ceroni, sólo minutos antes, se vio enfrentado a una incómoda situación: Un guardia presidencial, desconociendo de quién se trataba, intentó apartarlo de la comitiva. El parlamentario PPD tuvo que presentarse y sólo después de apartar a un par de personas más, el funcionario le ofreció disculpas.

 

Bendición de las instalaciones
El carismático y reconocido Padre Pepe, párroco  Iglesia Matriz de San Pedro, fue quien bendijo el restaurado Templo de San Alfonso.

 

El regalo que esperaba al interior del templo
Cuando el Presidente de la República recorría el interior de la restaurada iglesia, hermosas melodías de canciones populares eran interpretadas por la Orquesta Sinfónica Infanto-juvenil del Liceo Inmaculada Concepción de Cauquenes. Luego de recorrer la cúpula principal del templo el Mandatario se detuvo en frente de los jóvenes músicos y disfrutó de algunas de sus interpretaciones.

 

La Foto Oficial
Esta es la foto oficial de la ceremonia de entrega del reparado edificio de la Iglesia de San Alfonso. En la imágen se aprecia como todos los políticos presentes en la actividad se acomodaron junto al Presidente Piñera y el párroco Benito Tapia, quienes descubrieron la placa conmemorativa del acto, mientras que los otros sacerdotes presentes tuvieron que allegarse por un ladito.

 

Por: Patricio Alexis Díaz E.