Por casi tres meses la Feria Libre de esta ciudad deberá sufrir una serie de modificaciones en su ubicación debido a los trabajos de construcción de veredas que se llevan adelante en todo el sector céntrico.

De acuerdo a lo señalado por el administrador del Mercado Municipal, Gerardo Arellano, “hemos tomado esta medida de traslado pensando en afectar lo menos posible el comercio y dar facilidad para que se trabaje en las veredas de calle Balmaceda”.

Actualmente las veredas de varias calles del centro de la ciudad están siendo reconstruidas gracias a fondos regionales por un monto cercano a los 170 millones de pesos y entre las arterias consideradas está calle Balmaceda, lugar donde cada miércoles y sábado se instala la Feria Libre, un verdadero patrimonio cultural viviente de esta comuna.

Por lo anterior es que se ha buscado alterar en la menor medida el funcionamiento de la feria, determinando que durante un periodo de 45, desde principios de febrero, la extensión de este tradicional lugar de abastecimiento llegará hasta calle O’Higgins por el norte, de tal forma de dejar libre el tramo entre victoria y Antonio Varas.

Después de finalizadas las obras en ese tramo los comerciantes que ocupan la cuadra entre Yungay y Victoria serán trasladados al tramo antes indicado en el mismo periodo, por lo que se estima que a principios de abril debería normalizarse la situación.

Los trabajos de reconstrucción de veredas consideran el recambio total de baldosas y un ordenamiento de los árboles ornamentales, varios de los cuales han sido cortados, ya que representaban un peligro para los transeúntes por su antigüedad y mal estado, los que a su vez serán repuestos por especies que crecen a gran altura y no producen daños con sus raíces como ocurre con las plátanos orientales.

Según lo indicado por Gerardo Arellano, “esta es la única alternativa que tenemos y esperamos la comprensión del público y los comerciantes, porque es un sacrificio temporal en bien de mejorar las veredas que estaban en muy mal estado y de paso cambiar el rostro a las calles céntricas y donde se ubica la mayor parte del comercio local”.

Las obras de construcción de veredas están a cargo de la empresa Rodolfo Hoffman y son supervisadas por el Serviu, por ser el organismo técnico respectivo y hasta el día de ayer presentaban un avance cercano al 70 por ciento.
Fuente: El Centro